Un 25% de los peruanos aseguran haberse quedado dormidos en el trabajo

807

En el marco de la celebración del Día Internacional del Sueño, Trabajando.com realizó un estudio a más de 2500 peruanos, con el propósito de ver cómo los trabajadores lo manejan durante el horario laboral y las consecuencias que puede tener no descansar bien ni dormir las horas adecuadas.

A la pregunta ¿te has quedado alguna vez dormido en el trabajo?, un 45% dijo que nunca lo ha hecho, un 30% también afirma que no, pero que tiene que esforzarse para no hacerlo, otro 14% reconoce haberse quedado dormido en el escritorio, un 9% en el baño y un 2% en una reunión.

El estrés, la carga laboral y las exigencias del día a día son algunas de las responsables de la falta de sueño, pero ¿les afectará a los peruanos el sueño de domingo por la noche al pensar que comienza una nueva semana? Según los datos entregados por Trabajando.com, a un 47% de los encuestados raramente les afecta el sueño del día domingo, salvo cuando tienen un gran proyecto. Un 29% afirma que nunca le ha afectado, un 13% dice que cada semana y finalmente, un 11% dice que un par de veces al mes.

Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú, señala que, “no es lo mismo estar en la oficina totalmente despierto, que realizar el trabajo de cada día habiendo dormido tan sólo cuatro horas. Es preferible ir a la cama a las diez de la noche y notar al día siguiente cómo mereció la pena y de qué manera podemos trabajar con más energía”

Y, ¿cómo les afecta el sueño en el trabajo a los peruanos? Un 31% afirma que no le afecta en nada, un 29% dice sentirse menos productivo, un 27% reconoce que la calidad y precisión en lo que hacen, disminuye, un 9% dice que por lo general se le olvidan las cosas y finalmente, un 4% declara no tener capacidad de expresar de manera clara sus ideas.

A pesar de que son la mayoría de los peruanos, quiénes nunca se han quedado dormidos en el trabajo, los que sí lo han hecho tienen sus propias técnicas para volver a despertar. Así dejó en claro el 47% de los encuestados, quienes se lavan la cara en el baño para quitarse el sueño, un 30% en cambio, prefiere salir de vez en cuando a tomar aire fresco, un 18% tomar café o alguna bebida energética y sólo un 5% duerme un poco para que se le pase el sueño.

Velarde agrega que, “la falta de sueño va en relación directa con la dificultad para concentrarse y con la baja productividad, por eso, tanto para asegurar su buen rendimiento como para su salud, los trabajadores deben también ser responsables con ellos mismos y procurar descansar las horas adecuadas”.

 

 

Comentarios