¿Trabajo nuevo para comenzar el año?

703

Prontos a comenzar un nuevo año y en medio de las celebraciones de las fiestas, para muchos, es el momento de replantearse como será su situación en el período que viene. ¿Qué esperan los trabajadores para este 2012?

Muchas personas esperan encontrar un empleo y otros, simplemente cambiar el actual. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta antes de decidir buscar o cambiar de trabajo? Acá te damos algunas pautas para replantearse si realmente un nuevo año debe ser sinónimo de un trabajo nuevo.

Cambiar de empleo

Si ya crees que ha llegado el momento de cambiar de aire, de desafíos, lo primero que debes tener en cuenta es la razón de esta decisión, si bien es cierto muchas veces esto puede resultar beneficioso, porque podrían mejorar las condiciones, es necesario saber que hay otros factores que deben analizarse antes de decir sí a un nuevo empleo. Por ejemplo, aspectos como ambiente laboral, horarios, bonos, beneficios de salud, posibilidad de desarrollo profesional, entre otros.

Muchas veces las razones que impulsan a tomar esta decisión son conflictos personales, ya sea con la jefatura o con los compañeros de trabajo, es importante primero analizar si esto se da por algún problema personal por el cual se está atravesando, que no tiene nada que ver con nuestra desilusión en el empleo o incluso por algún caso puntual que podría arreglarse conversándolo con la persona indicada.

Además, se debe tener muy en cuenta la situación compleja que atraviesa el país en términos económicos y lo difícil que es encontrar un nuevo empleo, arriesgando dejar un puesto estable sin tener nada como segunda opción segura. La experiencia indica que es más fácil encontrar trabajo cuando ya estás en uno, antes que cuando estás cesante, porque sigues adquiriendo experiencia y actualizando tu currículum vitae.

Por otra parte, sí hay aspectos que pueden respaldar una decisión de cambiar de empleo, por ejemplo, la incapacidad de desarrollarse profesionalmente, el que no se respeten ciertas acuerdos de contrato como honorarios, horarios, entre otros factores.

Además, hay ocasiones en que la tarea que llevamos a cabo ya no causa ningún interés y se aleja mucho de lo que se estudió o de lo que elegiste para desempeñarte. En estos casos es mejor evaluar los pro y contra de cambiar de trabajo, pues como se ha mencionado, siempre hay que tener en cuenta que lo nuevo trae consigo un riesgo.

Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú, “muchas personas le temen al cambio porque al parecer nunca es el momento adecuado, ya sea por la crisis, por la etapa que vive, porque no hay oferta que los satisfaga en un 100%, o por simple miedo, lo cierto es que decidirse por el cambio, no es tarea fácil, y quien no se convenza de hacerlo, jamás encontrará el momento adecuado. Ésta es una decisión que hay que tomarla con todos los pro y contras claro”

 

Comentarios