Técnicas de relajación para la oficina

1932

Para mantener el bienestar en la oficina, nada como una breve, aunque efectiva sesión de relajación, con movimientos del Yoga y un poco de meditación. Aquí te mostramos unos simples ejercicios.

Para realizar esta relajación ni siquiera debas levantarte de tu escritorio. Cualquier momento es el apropiado para fomentar tu bienestar. Si tienes cinco minutos libre, diez, media hora en tu almuerzo, aprovecha este tiempo para relajar mente y cuerpo con estos simples ejercicios.

  1. Quítate los zapatos, apaga la música o pon en silencio tu teléfono, cierra la puerta de tu oficina si la tienes. Sentado en tu silla, cómodamente, cierra los ojos y respira profunda y lentamente, hasta llenar tus pulmones. Luego exhala, por la nariz, y repite el ciclo unas dos a tres veces más, para liberar tu mente de pensamientos y energizar tu cuerpo.

    Cuando te sientas listo y a gusto, estira tus piernas y separa un poco los pies, estirando tus músculos para circular la sangre a la zona. Luego dobla las rodillas, dejándolas alineadas con los tobillos. Estira los brazos, primero hacia los lados y luego hacia arriba de la cabeza, para después colocar las palmas de las manos sobre tus muslos. Mueve un poco la espalda hacia los lados, para alinear la columna, y rota los hombros hacia atrás para dejar la espalda derecha y confortable. Inhala profundamente mientras vas haciendo cada movimiento.

  2. Baja tu mentón hacia el pecho, lentamente y con la boca apenas abierta. Lentamente, comienza a hacer un movimiento de péndulo circular, llevando la oreja derecha hacia el hombro derecho, volviendo a la pose inicial, y luego llevando la oreja izquierda hacia el hombro izquierdo. Hazlo algunas veces, para relajar la nuca, y luego haz círculos completos hacia ambos lados, llevando la cabeza hacia delante y detrás lentamente, mientras respiras en calma y profundamente.

    Cuando te sientas a gusto, lleva la mirada hacia el frente y abre los ojos. Mantén el mentón alineado en paralelo con el piso. Sin mover la cabeza, mira lentamente hacia la derecha, todo lo que puedas. Despacio, vuelve la mirada al frente, y luego llévala hacia la izquierda. Repite unas tres veces hacia cada lado, inhalando y exhalando por la nariz, lento y profundo.

    Vuelve la mirada al frente, y repite el movimiento esta vez llevando la mirada hacia arriba y abajo. Hazlo unas tres veces en cada dirección, y finaliza haciendo tres círculos completos sólo con tus ojos, hacia uno y otro lado. Luego, cierra los ojos para relajarlos, mientras inhalas y exhalas lentamente por la nariz.

Con estas dos simples prácticas, que puedes realizar en minutos, tu cuerpo se sentirá energizado y revitalizado, y tu mente se notará relajada y lista para continuar con la jornada. Repite los ejercicios cuantas veces lo necesites o cuantas veces puedas, para mantenerte alerta y activo todo el día.

Comentarios