Smartphones: Una herramienta que distrae y hace menos eficientes a los trabajadores

1061

Cada vez se ven más teléfonos inteligentes o smartphones en el mercado peruano y si bien es una herramienta que ayuda a mantenerse en contacto con colegas, estar al tanto de la bandeja de entrada del correo y completar tareas urgentes al desplazarse de un lugar a otro, también puede hacer menos productivos a los trabajadores cuando se encuentran en sus escritorios.

smartphones

Según un experimento psicológico encargado por Kaspersky Lab a las universidades de Würzburg y Nottingham Trent, existe una correlación entre los niveles de productividad y la distancia existente entre los participantes y sus smartphones.

Cuando se les privó del teléfono inteligente a los participantes (un grupo de 95 personas entre 19 y 56 años) el rendimiento de éstos mejoró en 26%.

Los investigadores pidieron a los participantes realizar una prueba de concentración bajo cuatro condiciones diferentes: con su teléfono inteligente en el bolsillo, en su escritorio, guardado bajo llave en una gaveta y retirado de la sala por completo.

Los resultados obtenidos son significativos, ya que los más bajos se registraron cuando el smartphone estaba en el escritorio, pero con cada capa adicional de distancia entre los participantes y sus teléfonos inteligentes, el rendimiento de la prueba se incrementó.

En general, los resultados de las pruebas se elevaron 26% más cuando los dispositivos fueron retirados de la habitación.

Contrario a lo esperado, la ausencia de los teléfonos inteligentes no puso nerviosos a los participantes, mientras que los niveles de ansiedad fueron constantes en todos los experimentos.

Según el experimento de Kaspersky Lab, las mujeres se mostraron más ansiosas que sus homólogos masculinos, lo que llevó a los investigadores a concluir que los niveles de ansiedad en el trabajo no se ven afectados por los teléfonos inteligentes (o la ausencia de ellos), pero pueden verse afectados por el género.

“Estudios anteriores han demostrado que, por una parte, estar separados de nuestros teléfonos inteligentes tiene efectos emocionales negativos, como el aumento de la ansiedad, pero, por otra parte, los estudios también han demostrado que un smartphone puede distraernos cuando está presente. En otras palabras, tanto la ausencia como la presencia del dispositivo inteligente podrían afectar la concentración”, dice Jens Binder de la Universidad de Nottingham Trent.

Por su parte, Astrid Carolus de la Universidad de Würzburg, enfatizó que los resultados de este estudio indican que es la ausencia, más que la presencia, de un teléfono inteligente lo que mejora la concentración.

Comentarios