Si va a dejar ir a muchos empleados, lógrelo sin arriesgar a los que se quedan

676

Si nunca es fácil decirle a un empleado que debe ser desligado de la empresa, el nivel de dificultad se multiplica cuando lo que tiene que enfrentar la empresa es una lista larga de ceses.

Las cuentas no dan más y ha llegado el momento de optimizar, de ser más efectivos con menos profesionales. El problema es que si la separación de todo este talento no se hace de forma correcta, podría perder incluso al que sí quiere conservar.

Decida correctamente

El primer paso, según Rafael Zavala, gerente general de Laborum Perú, es pensar las cosas ¿Está seguro del despido de tantas personas? ¿No hay una mejor solución?

“Muchas empresas cortan personal como si nada y se trata de personas, no de máquinas. Se debe calcular y considerar el impacto del despido”, destaca, y agrega que incluso se debería generar un presupuesto para que ingresen a un programa de “outplacement” a los empleados más antiguos.

Paola Chocano, gerente de consultoría de Career Partners Perú, destaca que “la alta dirección y las personas a cargo del proceso deben prepararse adecuadamente para reducir al mínimo el impacto que genera este tipo de situaciones”.

Percepción

Imagine como jefe que es un empleado más sin poder de decisión, que asiste como testigo al despido de una decena de compañeros. Resulta obvio que ese empleado puede pensar que al día siguiente será su turno.

Para evitar que surjan rumores, sea transparente. “Los colaboradores son leales a sus empresas, por esa misma lealtad esperan una comunicación honesta”, considera Chocano.

Y en la misma línea, Zavala agrega que “este es un tema que se tiene que tocar con pinza, sin perjudicar a los empleados separados”.

Recomienda hacer un solo recorte y no programar los despidos por cuotas. Luego, se debe asegurar a los colaboradores que están seguros en sus posiciones.

Fuente: Diario Gestión

 

Comentarios