Seis de cada 10 trabajadores laboran en una situación de informalidad

621

La actividad laboral en las sombras persiste. El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) estimó que la informalidad laboral en el Perú asciende a 56.3% del total de personas empleadas. Es decir, seis de cada 10 peruanos trabajan en forma informal.

Esta situación es aún más grave en el sector de las microempresas: tienen al 88% de su fuerza laboral en la informalidad. Y ellas son quienes ocupan más del 80% de la mano de obra peruana.

La velocidad de reducción de esta actividad laboral en las sombras es aún muy lenta. La informalidad promedio era 68.8% en el 2005 y 92% en el caso de las microempresas.

La solución, para Élmer Cuba, socio director de Macroconsult, radica en aportar dos medidas. Por un lado, se debe fomentar la productividad y, además, reducir la valla que significa la legislación laboral.

En ese sentido, observó que el crecimiento económico ha generado más empleos de calidad y con eso se ha ocasionado una “migración” de las personas hacia puestos de trabajo formales.

No obstante ello, esta formalización de la fuerza laboral no avanza al ritmo deseado y-coincidió-hay espacio para poder acelerar ello.

“Hay que aumentar la productividad de las pymes y bajar los costos de la formalidad para aumentar el impacto del crecimiento sobre la formalización. Aparentemente, la regulación diferenciada no es suficiente”, dijo.

En ese sentido, opinó que las grandes empresas deberían ser el objetivo de los menores costos de formalizarse.

Costos y productividad

De otro lado, según cifras del Departamento de trabajo de Estados Unidos, el Perú tiene costos de mano de obra industrial promedio entre los cuatro más bajos del mundo, en los que solamente nos superan China, Honduras y Ecuador.

Según Cuba, este dato es una aproximación del PBI per cápita de los países. El indicador es un reflejo de la productividad promedio de los países. Es decir, pone de manifiesto que trabajadores son los más productivos.

Por este motivo, el experto afirmó que no se puede asociar directamente el tener menores costos laborales con una estructura productiva más competitiva. Si bien se paga menos a cada persona, también significa que esa persona produce menos.

“En Estados Unidos, los trabajadores cobran mayores remuneraciones, pero su productividad es mayor valor agregado, como sucede en Microsoft”, detalló.

En esencia-agregó-, este indicador revela el nivel de desarrollo relativo de cada país, pero no va a ser un indicador para medir la rentabilidad de realizar ciertas actividades en un territorio.

 

Fuente: Gestión

 

 

Comentarios