Score Perú: hacia mejores relaciones laborales

657

El viernes 20 de marzo, en la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se presentaron los resultados del programa piloto Score Perú, que orienta y brinda asistencia técnica a pequeñas y medianas empresas (pymes) para el incremento de su productividad y la mejora de las condiciones laborales. Esta metodología ha sido implementada en Asia y África, y desde 2011 tiene presencia en América Latina, en el sector agroexportador de Perú, Colombia y Bolivia.

La directora de la Oficina de la OIT para los Países Andinos, Carmen Moreno, quien inauguró la presentación, destacó que la metodología Score permite construir relaciones más sólidas entre gerentes y trabajadores para tener empresas más responsables. “Es un espacio en el que poder expresar cómo haces tu trabajo y como sientes que lo podrías hacer mejor”, sostuvo.

Score Perú también es respaldado por la CCL. “En la Cámara de Comercio de Lima, cuyos asociados en gran parte son pequeños empresarios, creemos que el programa Score será de gran utilidad para impulsar la cooperación laboral y al mismo tiempo aumentar la productividad de las empresas, porque se basa en el principio de cooperación laboral que involucra a los trabajadores en el logro de mejores resultados para su organización”, dijo el director institucional, Hernán Lanzara.

¿Cómo aplicar Score?

Las empresas que quieran incrementar su rendimiento con el uso de esta metodología tienen que aplicar 5 módulos. El primero, que es la base para su implementación, consiste en lograr la cooperación en el lugar de trabajo. En líneas generales, en este paso se trazan metas empresariales que se sostienen con una adecuada relación gerente-trabajador. El segundo módulo se basa en la identificación de las necesidades del cliente. La empresa aquí debe desarrollar una cultura de calidad y evitar los defectos.

En el tercero, por medio de la reducción de residuos y de energía, la empresa incrementa su productividad con el ahorro de costos. En el cuarto paso, los empleadores administran el capital humano, gestionando estrategias de cooperación para garantizar el éxito empresarial. Por último, con la última fase de Score se protegen las condiciones laborales en el lugar del trabajo. En el módulo 5 se minimizan aquellos riesgos para la salud y la seguridad de los trabajadores, como las bajas y accidentes.

Resultados en el Perú

Las empresas que expusieron sus resultados fueron Procesadora Larán (Ica), Avo Perú y Sociedad Agrícola Virú (La Libertad), y Camposol (Piura). En el plano cualitativo, uno de los impactos de Score fue fortalecer el trabajo en equipo, pues se rescataron muchas ideas positivas de los trabajadores que antes no eran escuchadas y se atendieron sus inquietudes y dificultades. Por ejemplo, el trabajador comenzó a definir qué técnicas podría utilizar el mismo dentro del almacén. Asimismo se redujeron las demoras y los accidentes en el lugar de trabajo. Otro factor clave fue la disminución del ausentismo, generando el ahorro para la empresa, que a veces programaba más gastos por el personal. Controlar esta situación les dio más orden a los empleadores para medir bien sus presupuestos. En lo que respecta a cifras, durante los primeros tres meses de implementación de Score, se obtuvieron los siguientes resultados: reducción de costos entre 400 y 11 000 dólares, reducción del ausentismo laboral hasta en un 20%, incremento de la producción en 43%, disminución de accidentes en 20% y de rotación de personal en promedio en 45%. En total, 12 empresas agroexportadoras implementaron el módulo 1 y 8 el módulo 5, beneficiando a aproximadamente 4540 trabajadores.

Captando más Empresas

Efraín Quicaña, coordinador nacional de Score Perú, convocó a las pequeñas empresas (25 a 50 trabajadores) y a las medianas (51 a 250 trabajadores) del sector agroindustrial a participar de este programa piloto. De inscribirse, la pequeña empresa invertirá 500 dólares y la mediana 1 000 dólares por módulo. Precisó que el financiamiento de la OIT, por módulo, sería de 1 500 dólares a las pequeñas empresas y de 1 000 a las medianas.

 

Fuente: Cámara de Comercio de Lima

 

 

Comentarios