¿Sabías que existen una serie de indicios que te ayudan a saber si estás en riesgo de ser despedido?

948

El miedo a perder el puesto de trabajo es una sensación a la que, con seguridad, se ha enfrentado todo trabajador por cuenta ajena en algún momento de su vida laboral, y más aún en el actual periodo de brutal crisis económica que no parece tener fin.

despido

En este contexto, el experto en Recursos Humanos José Medina, doctor en Psicología, socio director y presidente de Odgers Berndtson para España y Portugal, facilita en su obra “Dirige tu carrera” (Editorial Alienta) una serie de indicios que ayudarán al profesional medio a valorar las posibilidades de ser incluido en la próxima lista de despidos que podría estar preparando su empresa. Estos son:

  • Vacío a tu alrededor. Ya no eres invitado a reuniones en las que antes eras un habitual. Las cosas se mueven a tu alrededor sin que nadie te diga por dónde van los tiros. Los proyectos importantes ya no pasan por tus manos y tus compañeros se están acostumbrando a trabajar sin tu colaboración.
  • Promoción de subordinados. Te das cuenta que personas que ocupaban puestos de menor responsabilidad en tu área comienzan a ser convocados a reuniones y a mantener contacto directo con la dirección. Peor aún: te piden que formes a otros en tareas propias de tu puesto de trabajo, algo preocupante salvo que te vayan a ascender y estés formando a tu sustituto.
  • El jefe te “busca las vueltas”. Te echan en cara, más frecuentemente, errores en tu trabajo o departamento, perjudicando tu posición para que sea más fácil justificar una futura decisión.
  • Falta de comunicación. Una relación fluida con tus superiores se transforma en una relación huidiza y complicada, debilitándose la confianza.
  • Manos atadas. Tu libertad de gestión se reduce a la mínima expresión. Te hacen consultar antes de tomar decisiones y se paralizan tus propuestas y proyectos, así como tu capacidad para gestionar la carrera de tus colaboradores.
  • Bajada de bonus. Tu salario variable se reduce a causa de una baja valoración de tu trabajo por parte de tus jefes directos, quienes ni siquiera te han dado una explicación.
  • Rumores. Llegan a ti comentarios sobre lo cerca que estás de recibir “la patada”. Seguramente sean ciertos.
  • Cuando las barbas del vecino… Han comenzado a producirse en tu empresa despidos en puestos similares al tuyo, señal de que también puede tocarte a ti. No respires aliviado porque hoy no te haya tocado, y trata a los despedidos como te gustaría que te trataran a ti en la misma situación.

Fuente: RRHHpress

Comentarios