Reclamos laborales contra empresas no tienen plazos eternos

632

Existen dos procesos judiciales que deben tener en cuenta las empresas que despiden a un trabajador sin ningún motivo, ya que aquel podrá iniciar una demanda ante un juez laboral o un juez constitucional, pues, desde el año 2002 a nivel judicial se ha fijado una estabilidad laboral absoluta en el empleo con los criterios del Tribunal Constitucional (TC).

Sin embargo, cada juicio tiene un plazo máximo dentro del cual sel trabajador deberá presentar su reclamo, ya que una vez vencido, no tendrá un resultado favorable.

El plazo de prescripción sanciona la negligencia de aquél que dejó que transcurriera el tiempo sin reclamar. Mientras que la caducidad hace que el trabajador pierda todo derecho a reclamar.

Despidos

El despido fraudulento -inventado por el empleador-, incausado -(sin motivo o arbitrario, ambas figuras creadas por el TC), y el despido nulo (casos de discriminación, sindicalización y otros regulados por la legislación laboral), tienen plazos diferentes de prescripción o caducidad.

El trabajador puede optar por presentar su reclamo ante el juzgado constitucional en todos los casos si busca la reposición en el puesto de trabajo. En estos casos se aplica un plazo de prescripción de 60 días hábiles.

No obstante, el trabajador también puede solicitar la reposición ante el juzgado laboral, pero se aplicará el plazo de 30 días hábiles de caducidad señalado en la legislación laboral.

En cambio, si el trabajador busca el pago de una indemnización deberá optar por presentar su reclamo en los juzgados laborales, y con la aplicación de la nueva ley procesal, también deberá considerar el monto de su pedido.

Solo en el caso de la demanda por despido nulo presentada ante el juez laboral, el trabajador puede modificar su pedido al pago de una indemnización. El laboralista César Puntriano explicó que estos criterios son consecuencia de la aplicación conjunta de la legislación laboral, el I Pleno Laboral y el III encuentro de jueces que implementan el nuevo proceso laboral oral.

 

Fuente: Diario Gestión

 

Comentarios