Pros y contras de los empleados que tienen más de diez años en la misma empresa.

1435

“Si está muchos años en una misma empresa se va a oxidar”, “esa ejecutiva ya dejó de crecer porque dejó de innovar”, “después de tantos años trabajando en un mismo sitio, no podría adaptarse al ritmo de trabajo de ninguna otra persona”, son frases que se suelen escuchar cuando se está frente (o, mejor dicho, de espaldas) a un empleado que tiene más de diez años en una misma oficina. Sin embargo, últimamente se ha manifestado una nueva filosofía de trabajo: ahora se cree que laborar en una misma empresa por muchos años es beneficioso para el empleado y el empleador. Eso sí, señalan los expertos, es necesario que el ejecutivo cuide su empleabilidad y sea muy versátil.

Entonces, la duda cae de madura: ¿qué es preferible, ser un trabajador que no dura más de tres años en una misma empresa o ser uno que se agarra al puesto?

La misma cosa

Empezamos por los opositores de la eternidad de puesto. Para Mirtha Espinoza, coach empresarial de ‘Vida Coach’, si hablamos de línea de carrera, una buena pauta a tener presente es la de estar tres años en un puesto y no más. “En el primer año aprendes, en el segundo aportas, en el tercero debes empezar a asumir nuevas responsabilidades y, para el cuarto, ya debes ir pensando en la retirada”, afirma la experta. “Si, por el contrario dice te quedas en el mismo trabajo, te perderás la oportunidad de conocer otros perfiles profesionales y otros procesos de trabajo”. Es decir, piensa ella, “te oxidaras”.

¡Qué tal aguante!

Por otro lado, es válido mencionar el análisis del portal Forbes.com. Para este medio, ser un trabajador perenne tiene más ventajas que desventajas. La página señala: “No solo serás altamente respetado por tus colegas, sino que también tendrás mayores responsabilidades que te hagan crecer como profesional. Además, con la antigüedad vienen las oportunidades de escalar en el organigrama de la firma y poder convertirse en mentor de los nuevos empleados”. Y, por último, agrega el portal, “los empleados perpetuos tienen más flexibilidad en la empresa recibiendo días libres extras y reducción de horarios”.

Por su parte, Rodrigo Zanabria, psicólogo laboral, opina que la mayor ventaja que tiene un empleado de estas características es que puede trabajar sin preocupaciones: la probabilidad de que lo despidan es menor y, además, son personas con mucha confianza en sí mismos. “Y es que, si demuestras que tiene la constancia como para conservar un mismo empleo por diez años, seguramente haya muchas otras cosa que eres capaz de hacer”, afirma.

¿Y qué hay de cierto en que este tipo de empleados se estancan pues no conocen otros procesos de trabajo?, preguntamos. “No es así”, dice el especialista. Agrega: “Contrario a esto, a medida que pasa el tiempo, los empleados con más antigüedad ven que sus tareas se diversifican y aprenden cada vez más cosas”.

Versatilidad y talento

Eso sí, para permanecer muchos años en una empresa y seguir manteniéndose vigente en todo el mercado laboral es necesario tener en cuenta tres puntos:

  1. Demostrar una clara trayectoria de crecimiento profesional.
  2. Mostrarse como una persona abierta al cambio.
  3. Actualizarse continuamente.

En líneas generales, si se cumple con estos tres requisitos, trabajar por diez años o más en una misma empresa no tendría que representar un peligro en el desarrollo profesional. 

 

Fuente: Revista Caretas

 

Comentarios