Preguntas políticamente incorrectas en una entrevista laboral

1078

Durante el proceso de selección, los entrevistadores tienen la oportunidad de reunir la mayor cantidad de información de los candidatos, desde los conocimientos y experiencia laboral, hasta las habilidades blandas con las que cuenta. De esta forma se podrá evaluar si la persona aspirante se ajusta al perfil o no.

Por lo general, en las gerencias de personas se establece una guía para preparar una entrevista laboral, de modo que los ejecutivos no se entrometan en temas personales que puedan llegar a parecer preguntas de carácter discriminatorias.

Sin embargo, hay quienes van más allá de lo laboral, profundizando en aspectos muy personales. Todas aquellas preguntas que revelan su edad, raza, nacionalidad, sexo, religión, estado civil y orientación sexual puede ser considerado políticamente incorrecto y muchas veces prejuiciosas.

La opción de participar en un proceso de selección debe ser igual para todos, por lo que en muchos países existen normas legales que prohíben aquellas preguntas discriminatorias, con el fin de otorgar igualdad de oportunidades sin segregar a nadie por su raza, religión, género o preferencia sexual.

Trabajando.com elaboró una lista de las preguntas que pueden llegar a considerarse de carácter discriminatorio.

  1. ¿Es usted casado o tiene una relación? Esta pregunta es completamente personal y el hecho de estar casado no debería afectar absolutamente en nada para realizar de la mejor manera las responsabilidades de un cargo. Esta pregunta se considera ilegal porque revela su estado civil y también puede dar indicios de su orientación sexual. Aunque es común querer saber sobre la familia del aspirante, esto no debe ser importante dentro del proceso, se recomienda hacer preguntas tales como, ¿vives con tus padres? ¿en qué se desempeña tu pareja?
     
  2. ¿Qué religión ejerce? Los empleadores podrían preguntar esto para ver los horarios disponibles, ya que puede ser que su estilo de vida interfiera con los horarios laborales. Por ejemplo, hay devotos donde el día domingo asisten a reuniones religiosas que son irrenunciables. En ese caso la pregunta debería ser, ¿está disponible para trabajar los domingos?
     
  3. ¿Tienes hijos? – Aunque es válido que el entrevistador quiera saber de la vida del candidato, en algunos casos este interés puede interpretarse como una manera de saber si la persona estará dispuesta a pasar más horas en el trabajo. En algunos países esta pregunta es ilegal, pues se puede especular que un candidato fue rechazado por dar a conocer la intención de formar familia o por tenerla. Si lo que interesa es el horario, las preguntas deberían ir enfocada a eso, como por ejemplo, ¿A qué hora puedes trabajar? ¿el horario del trabajo te acomoda?
     
  4. ¿Cuál es su nacionalidad? Esta pregunta abre la posibilidad de que en el proceso de selección exista racismo. Lo más prudente es que si el candidato tiene un acento distinto, preguntar si cuenta con permiso para trabajar en el país.

“Las personas deben saber que están en su completo derecho de no revelar información de temas personales que no se relacionen con sus habilidades y conocimientos laborales durante un proceso de selección. Una vez que ya haya ingresado al trabajo, y si lo considera pertinente, es el mismo trabajador quién debe tomar la decisión de hablar sus asuntos íntimos o no”, señala Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú.

“La empresa, por su parte, tiene la obligación de respetar la opción del candidato o del trabajador en un futuro de mantener en reserva sus temas personales, siempre y cuando esto no afecte su rendimiento en el trabajo ni su desempeño profesional”, agrega Verlarde.

 

Comentarios