Porqué no renunciar a su trabajo

617

Muchas de las personas que están leyendo esto preferirían estar haciendo otra cosa profesionalmente, pero tras algunas entrevistas, entendí que la incapacidad de la gente para renunciar a su trabajo no tenía nada que ver  con el riesgo percibido de su nueva profesión o el temor al desempleo.

Incluso cuando realmente quiere hacerlo, renunciar a su odiado trabajo puede ser increíblemente difícil. Esto se debe a que:

Lo han  condicionado
Los científicos saben que la mejor forma de enseñar a alguien a que repita un comportamiento es premiándolo a intervalos aleatorios.

Sí lo analiza de cerca, encontrará que el mundo corporativo está salpicado de cientos de estos programas variables de refuerzo. Una promoción inesperada o aterrizar un cliente importante son “ granos” profesionales que subconscientemente nos condicionan para seguir jalando esa palanca.

Sus pérdidas son más visibles que nunca
Conectividad ubicua más redes sociales es igual a alta virulencia. En otras palabras, las noticias viajan rápido. Entonces, cuando fracase la empresa que abra, sus amistades se van a enterar. Y ahora que todo puede ver sus pérdidas personales y profesionales, a esta gente se le está dificultando más que nunca abandonar el barco.

Sufre de optimización prematura
Un gran énfasis en las ganancias incrementales puede llevar a la “optimización  prematura”. En lugar de subir la montaña escalamos pequeños cerros, y esta acumulación de pequeñas ganancias es lo que llamamos progreso sin buscar el verdadero potencial.

 
 

Comentarios