Perspectivas de mercado del e-learning para el 2012

689

Las previsiones de crecimiento del mercado del e-learning para 2012 y siguientes se mantienen al alza con algunas variaciones según las fuentes, los países y los sectores de referencia.

Después de una década en la que las predicciones hablaban de incrementos exponenciales y del e-learning como un nicho de mercado considerado emergente, la realidad ha demostrado que el crecimiento ha sido continuo, sostenido y que el periodo de evangelización está dando paso ya a un periodo de madurez.

La industria del e-learning ha pasado ya la travesía del desierto que supone:

(1) depender de la inversión pública y privada para el desarrollo de las infraestructuras y los dispositivos que actúan como soporte y canal para el e-learning;
(2) atraer a inversores que han generado una oferta de proveedores cada vez mayor;
(3) desarrollar las tecnologías, los contenidos y los servicios imprescindibles para aportar valor al cliente;
(4) renovar paulatinamente el enfoque de la formación promoviendo la eficiencia y la vinculación con la productividad, la competitividad, la innovación y el desarrollo sostenible;
(5) entender las necesidades reales de los usuarios y acompañarles en el proceso de vencer las inercias e incertidumbres lógicas acerca de un cambio tan radical en la manera de entender la formación y los medios que se utilizan para desarrollarla.

Ha sido un camino largo, complejo, lleno de fracasos y de lecciones aprendidas. Después de diez años, estamos ante un punto de inflexión que debe llevar al e-learning a capitalizar toda la experiencia acumulada y todo el esfuerzo de quienes han participado en este apasionante viaje, en el que quizás lo importante no sea tanto adónde hemos llegado, sino lo que hemos aprendido por el camino.

En definitiva, las condiciones son muy favorables e insisto en que el crecimiento del mercado del e-learning debe apoyarse ahora más que nunca en aprovechar el potencial educativo de la tecnología. Esto requiere dejar de considerar a las diferentes modalidades educativas como competidoras o como productos sustitutivos. Esta es una discusión estéril. Simplemente la tecnología estará presente en diferentes grados, con diferentes propósitos y en diferentes contextos (con diferentes grados de presencialidad).

Quizás sí haya que continuar con el esfuerzo de acompañamiento al usuario para eliminar algunos mitos y centrar el valor del e-learning en su capacidad para promover el cambio en los sistemas de aprendizaje (que muy probablemente se extenderán también a otros ámbitos personales y laborales). A partir de aquí la imaginación, la creatividad y la capacidad de innovación de los proveedores a la hora de extraer el potencial educativo de las TIC, serán cruciales para la maduración y el desarrollo del mercado del e-learning.

 

Fuente: americalearningmedia.com

 

Comentarios