Pérdidas económicas y baja productividad, consecuencias de la “ciberpereza”

3189

Este término ha sido definido como la pérdida de tiempo que ocasiona revisar las redes sociales, correo personal, ver música y todo material dedicado al ocio durante la jornada laboral. De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Nevada, este fenómeno ha ocasionado pérdidas de tiempo y productividad en Estados Unidos de más de 85 mil millones de dólares al año.

Muchas empresas se han visto obligadas a implementar medidas que disminuyan estas prácticas. Lo más común es la instalación de servidores proxy para impedir el acceso a páginas de Redes Sociales o videojuegos.

Aunque de manera moderada, puede tener efectos positivos en las emociones de los empleados y disminuir los niveles de estrés. Visto de esta forma, aumentaría la productividad en algunas circunstancias, al proporcionar un breve descanso mental para los trabajadores. Sin embargo, hoy en día es muy difícil controlar el uso de los dispositivos electrónicos y las herramientas en línea que utilizamos en la actualidad.

¿La hiperconectividad es la culpable?
Es un hecho, entre más conectados estén a los dispositivos y plataformas digitales, disminuye la concentración en la oficina y en la vida cotidiana. Si bien el Internet es una herramienta fundamental indispensable en el trabajo, también se ha convertido en el distractor número 1.

La ciberpereza es una conducta que se evidencia día a día en las oficinas, donde es necesario estar conectados permanentemente para desarrollar proyectos, comunicarse con oficinas ubicadas en otras regiones, etc. Estudios como el de Flurry Analytics Company, muestran en alza el nivel de “adicción” o uso compulsivo de los smartphones y sus apps en preferencia. Se calcula en 176 millones los usuarios mantienen este estilo de conducta.

Para prevenir problemas en el trabajo, aunque puede ser muy difícil, es recomendable establecer horarios para un uso correcto de las tecnologías. Lo ideal es aplicarlo también en la vida cotidiana. De esta manera evitamos caer en la adicción al Internet. Todo esto, con el objetivo de ser más eficientes y productivos en nuestro día a día. Dedicar momentos de calidad a la familia y en el trabajo, definiendo una agenda y controlarla, sin dejarse llevar por la hiperconectividad.

Comentarios