Ocho habilidades que deberían tener los reclutadores

704

Morgan Hoogvelt se cuestiona en Ere.net qué habilidades deben tener las personas que seleccionan a los trabajadores de una empresa, y asegura que en la mayoría de los casos, muchos no están a la altura de la empresa que representan. Afortunadamente, también observa buenos reclutadores, que son los que tienen cola para las entrevistas. La diferencia en el éxito de la entrevista y del equipo humano de la compañía es evidente.
 
Como seleccionador, Hoogvelt asegura que cada año tienen más tecnologías a su disposición, pero que son inútiles si la persona que las usa no sabe sacarles partido. Por eso ha desarrollado una lista de habilidades y cualidades que cualquier persona que se dedique a la selección de personal debería tener, aparte de lo típico que luego exigirán: buena presencia, capacidad de trabajo en equipo, etc.
 
– Saber vender. Reclutar es también vender tu empresa a los mejores candidatos, y luego vender los mejores candidatos seleccionados a la empresa.
 
– Entablar conversación. Cualquiera puede buscar un tag en una base de datos, pero no así como se selecciona. Hay que conocer un poco más de los candidatos, cuáles son sus hobbies, qué les pone de los nervios,… entrar en una conversación que no siga ningún guión.
 
– Tener mentalidad de cazador. Hay muchas fuentes de talento hoy en día, redes sociales y nuevas plataformas que facilitan la vida del cazatalentos. Pero es el cómo el seleccionador usa esas herramientas lo que marca la diferencia. Encontrar a los mejores significa hacer la mejor búsqueda.
 
– Pensar a lo grande. Está bien escanear a cada candidato individualmente, pero es preferible tener la habilidad de imaginar a cada uno dentro de la organización y ver hasta dónde puede llegar, o dónde aportará más valor potencial a la empresa.

– Hacer un seguimiento. Hoogvelt asegura que esto es lo que más le molesta de sus colegas de profesión. ¿Qué cuesta mandar un e-mail o devolver una llamada? Nada. No sólo después de una entrevista, sino para mantener a los candidatos interesantes informados de nuestras vacantes.

– Saber escuchar. Es habitual que en una entrevista el seleccionador hable primero de las maravillas de la empresa o del puesto, y luego pregunte. Según Hoogvelt, un seleccionador debería primero escuchar al candidato y luego hablar de lo que puede ofrecerle.
 
– Dejarse aconsejar. Reclutar es una ciencia con unos métodos definidos, pero la mayoría de los seleccionadores necesitan directrices de sus superiores acerca de estos procesos. Los buenos reclutadores saben adaptar estas herramientas a lo que está buscando la compañía.
 
– Ser próximo. Hoogvelt asegura que los candidatos con los que trata se sorprenden de que les conteste al teléfono, de buen humor y les pregunte qué tal les va la vida. Esto debería ser lo habitual, porque el poder no sólo lo tiene la empresa que ofrece el puesto, sino el candidato que tiene el talento que buscan. La metáfora que utiliza es que se atraen más abejas con miel que con vinagre.

 

Comentarios