Ocho causas comunes de desmotivación laboral

993

La mala comunicación con el grupo y con la dirección o la inseguridad laboral son algunas de los principales obstáculos

Los estudios más recientes sitúan la proporción de empleados comprometidos con su trabajo alrededor del 30%. En el otro extremo, lo que es aún más preocupante, se sitúa cerca de un 20% de los trabajadores que no solo se siente implicado en su trabajo, sino que lo detesta. Las cifras son alarmantes y resultan francamente costosas para cualquier empresa.

¿Cuál es la causa de esta desmotivación? Kristi Hedges, colaboradora de Forbes, ofrece una lista de las ocho cosas que al parecer de los expertos entrevistados, son las principales causas de desmotivación en las empresas actualmente, además de la difícil coyuntura actual.

  1. El micromanagement. Es decir, el abordaje de los problemas que afectan a todo un equipo por parte y por personas, lo cual impide hacer una gestión global del problema. Aunque las intenciones son buenas, esto mina la moral de los distintos implicados, provocando apatía para solucionar las complicaciones. 
     
  2. La falta de progreso. Aunque tradicionalmente se ha pensado que la gente trabaja por su salario, son muchos los que necesitan sentir que su trabajo es importante para sentirse recompensados. Si las tareas que el equipo desempeña no participan del avance de la empresa, desaparecerá toda la pasión que pudieran sentir por ello.
     
  3. La inseguridad laboral. En momentos como el actual, los empleados trabajan para empresas que la mayoría de las veces son inestables o pueden llegar a serlo. Por eso necesitan sentir cierta seguridad en su puesto de trabajo para dedicar sus preocupaciones exclusivamente a su tarea, y no a si tienen que empezar a buscar otro trabajo.
     
  4. La falta de confianza en la dirección. Es imprescindible que las personas que conforman una empresa estén convencidas de la capacidad de dirigirla de sus líderes. No es necesario amarlos, o compartir absolutamente todas sus decisiones, pero si estar convencidos de su preparación para el puesto.
     
  5. La falta de castigo ante los malos resultados.Del mismo modo que cuando hacemos algo bien, queremos que se nos recompense, debemos ser castigados cuando hacemos algo mal. Si este refuerzo negativo no se da, ni en nosotros ni en los que vemos que se desempeñan mal entre los demás, desaparece cualquier incentivo por no dejarse caer en la misma posición.
     
  6. La falta de comunicación. Hay personas a las que les encanta dedicar su jornada laboral a cotillear, una de las cosas más dañinas para la empresa. Y ante la falta de información, los rumores crecen y estas personas se expanden. Por eso es fundamental compartir toda la información posible para evitarlo.
     
  7. Compañeros de trabajo desagradables. Puede que la empresa no pase per su mejor momento, o que puntualmente se den algunos de los puntos anteriores, pero pueden superarse si existe un buen ambiente de trabajo y una bonita relación con los compañeros de trabajo. Si esto falla, la motivación es muy difícil de construir.
     
  8. El aburrimiento. Finalmente, no importa de dónde seamos, en qué sector trabajemos, ni en qué momento de nuestra carrera nos encontremos. Todos queremos sentirnos inspirados por nuestro trabajo y hacer algo que consideramos divertido o como mínimo entretenido.

 

 

 

Comentarios