Obstáculos y soluciones para expandir el aprendizaje en las organizaciones

677

Una investigación del Institute for Employment Studies analizó los motivos por los cuales empleadores y empleados se involucran en instancias de capacitación dentro de los espacios laborales.

“No hay un simple factor que actúe como un obstáculo para aprender en el lugar de trabajo. Pero hay varias barreras que, combinadas, son determinantes”, señalan los responsables del estudio “Learning at work: strategies for widening adult participation in learning”, entre sus conclusiones. Allí también destacan que la mayoría de los empleadores consideran que su principal propósito en una organización consiste en producir bienes y servicios, pero no formación.

“En las medianas y pequeñas empresas, por ejemplo, muchos directivos no perciben la necesidad de formalizar un espacio de perfeccionamiento y actualización, y prefieren lograr la incorporación de habilidades y conocimientos informalmente, a través de la práctica. También puede observarse que las instancias de capacitación son exclusivas para el personal superior de las compañías, dejando para los trabajadores de menor rango la posibilidad de entrarse a través de lo que puedan aprender de sus jefes”, indica el documento del Institute for Employment Studies, que forma parte del Learning and Skills Council (LSC), .

Incluso, la investigación sostiene que la falta de oportunidades para lograr una progresión o promoción profesional de los trabajadores, en varias ocasiones lleva a los empleadores a restringir las posibilidades de formación, para no generar trabajadores sobrecalificados.

Otro obstáculo que suele impedir el desarrollo de programas de capacitación corporativa reside en la recarga de trabajo que implica para la organización, gestionar los procesos formativos de sus empleados y disponer de espacios para el aprendizaje dentro de la jornada laboral.

“Todos estos factores, sumados a la falta de confianza, el miedo a estigmatizarse en una especialidad concreta y la falta de percepción de oportunidades por parte de los trabajadores, contribuyen a dificultar las posibilidades de aprendizaje en las empresas”, aseguran los responsables de la investigación.

Soluciones

Según señala el trabajo, el e-learning debería ser una herramienta estratégica a considerar con el objetivo de mejorar los bajos niveles formativos de los trabajadores y expandir el aprendizaje en los lugares de trabajo.

De hecho, el estudio señala a la modalidad virtual de formación como una solución eficaz para superar los obstáculos mencionados, principalmente a raíz de la flexibilidad y escalabilidad que propone.

Sin embargo, el Institute for Employment Studies del Learning and Skills Council considera que para superar las dificultades más habituales, cualquier estrategia de capacitación debe estar acompañada por acciones de marketing y promoción de la misma, e incentivos financieros o acumulación de puntos para acceder a promociones laborales internas. Asimismo, sugiere complementarlas con una mayor focalización de los procesos formativos, y el desarrollo de actividades de estimulación tendientes a generar conciencia sobre los beneficios personales y grupales que se derivan de estas instancias de entrenamiento corporativo.

 Otros de los drivers destacados por el informe “Learning at work: strategies for widening adult participation in learning” para estimular el aprendizaje en el lugar de trabajo, incluyen la determinación de estándares de calidad en los procesos de formación y políticas corporativas claras de capacitación.

“Es importante entender qué motiva a las personas a comprometerse con una instancia de formación y cómo lograr que los directivos y gerentes de una compañía se comprometan con este tipo de procesos”, sostuvo el gerente de investigación de LSDA, Darshan Sachdev, al presentar el informe.

“Nuestra investigación sugiere que el aprendizaje no constituye una preocupación primaria para la mayoría de los empleadores, sino un medio para obtener determinados fines. Por ello, necesitamos prestar más atención a las actividades que generan un crecimiento en la demanda de capacitación, animando a que los directivos y gerentes exijan niveles más altos de habilidades, motivando a los empleados a que mejoren sus carreras profesionales a través de la formación corporativa”, subrayó Sachdev.
 
 

Comentarios