Nuevas alternativas de jubilación: favorable para el afiliado, neutral para las AFP

906

El fin de semana pasado, la SBS emitió dos normas donde genera dos nuevas opciones para que el afiliado pueda elegir su modalidad de pensión. De esta forma, el afiliado al jubilarse, tiene dos opciones nuevas: la renta combinada y la renta vitalicia diferida. ¿Cómo beneficia esta situación al afiliado y a las AFP?

RENTA COMBINADA

La renta combinada, justamente combina el retiro programado y larenta vitalicia. El primero de ellos implica una pensión mensual que proviene del dinero acumulado durante la jubilación. Este fondo se consume hasta acabarse, aunque el saldo se continúa invirtiendo. Por otro lado, en la renta vitalicia el fondo acumulado del afiliado se traspasa a una compañía de seguros, que se compromete a darle al afiliado una pensión de por vida a cambio de un pago. En la renta combinada, la pensión del jubilado combina ambas modalidades en una proporción de 50-50.

Se trata de una opción positiva –señala Jaime Vargas, gerente comercial de Prima AFP– pero su éxito se revelerá recién el futuro. “Ya existe una opción parecida (50% renta vitalicia y 50% retiro programado), llamada renta mixta, que tuvo muy poca acogida entre las AFP”, agregó. Sin embargo, en la renta mixta, la renta vitalicia se recibía siempre en dólares, mientras que en la renta combinada uno podrá elegir entre soles y dólares. Probablemente la depreciación del dólar entre el 2008 y 2013 motivó la poca preferencia por la renta mixta en el pasado.

Para Alex Zimmermann, gerente general adjunto de Profuturo, la renta combinada es beneficiosa para el afiliado indeciso –que no sabe si elegir entre renta vitalicia o retiro programada–. “Le permite sopesar riesgos”. De hecho, ambas modalidades tienen ventajas y desventajas: en la renta programada, se recibe una mayor pensión al inicio de la jubilación, pero sólo hasta lo que alcance. En la renta vitalicia, se recibe una pensión menor pero de por vida.

PRÓRROGA DE LA RENTA VITALICIA

La segunda propuesta de la SBS sólo aplica para quienes eligieron la renta vitalicia, la modalidad empleada por cerca del 60% de jubilados, según Zimmermann. La propuesta permite al afiliado diferir la aplicación de la renta vitalicia durante los cinco primeros años de jubilación (antes sólo podía diferirlo por dos años). Mientras se posterge la renta vitalicia, la pensión se basará en la modalidad de retiro programado, que permite al afiliado recibir una mayor pensión en ese periodo inicial. “La SBS se ha dado cuenta que esta opción es la más pedida y, por lo tanto, busca alargar el tiempo de retiro programado si el afiliado lo desea”, explicó Zimmermann.

NEUTRAL PARA LA AFP

La nueva modalidad de renta mixta llevará a que las AFP tengan más dinero en sus cuentas para invertir: algunas personas que antes elegirían la renta vitalicia (donde todo el dinero se transfiere a una compañía de seguros), ahora elegirán la renta combinada (donde 50% va a la empresa de seguros y 50% se quedará en la AFP elegida bajo la modalidad de retiro programado). Esto podría darles mayor escala en sus inversiones y diluir sus costos.

Sin embargo, el incremento en dinero disponible para las AFP no será sustancial, puesto que la renta vitalicia probablemente continúe siendo la modalidad preferida por los jubilados. La poca acogida de la renta mixta aún genera dudas sobre el atractivo de la renta combinada, modalidad en la que parte del dinero se quedaría en las cuentas de las AFP. “Este beneficio será marginal”, señala Zimmerman. “Una AFP no será más rentable por tener US$10,100 millones en vez de US$10,000 millones”, anotó.  Jaime Vargas opina que el efecto es neutro para las AFP, aunque si logra fidelizar y aumentar la demanda de los afiliados [mediante la modalidad de renta combinada], podría ser positivo.

Por otro lado, una vez que el afiliado se jubila, la AFP deja de cobrarle por administrar su dinero, por lo que estas entidades tampoco percibirían más dinero en este aspecto.

De esta manera, si bien las medidas amplían las opciones de jubilación para afiliado, lo que podría redundar en mayores pensiones si toma una decisión adecuada según su perfil de rentabilidad y riesgo. Para las AFP, sin embargo, el efecto será mínimo.

 

Fuente: www.semanaeconomica.com

 

 

Comentarios