Multas por las fiscalizaciones laborales se incrementarán hasta en 900%

744

Hora cero. Con la promulgación, en la víspera, de la Ley de Creación de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), las empresas lo pensarán más antes de cometer una infracción que vaya en contra de sus trabajadores.

Según la ministra de Trabajo, Nancy Laos, el nacimiento de esta entidad generará un entorno de protección de derechos más efectivo para los trabajadores y de reglas más claras para los empleadores.

“Con la Sunafil, el Gobierno quiere expresar su decisión de potenciar la formalidad laboral y el cumplimiento de los derechos de todos los trabajadores”, sostuvo.

Al respecto, advirtió que actualmente el sistema de inspección laboral solo cubre al 20% del mercado laboral nacional, habiendo zonas del país donde no existe ningún tipo de inspección.

“Las empresas que cumplen con la normativa laboral no tienen que preocuparse porque garantizaremos que la Sunafil sea técnica y predecible y priorizaremos la difusión de la normativa laboral en las pequeñas y microempresas”, anotó.

Sanciones más severas

Ahora bien, una de las novedades que trae la Sunafil es el establecimiento de severas sanciones disuasorias por infracciones a las normas laborales. Esto es, en todos los casos (ver tabla adjunta) un incremento de hasta 900% respecto a la cuantía anterior.

Para el experto laboralista Jorge Toyama, la creación de una superintendencia como Sunafil no solo genera más fiscalización sino también más sanciones.

“Lo que quiere el Estado es que las empresas cumplan y no poner sanciones”, dijo a Gestión.

Comentó que en la cuantía anterior las multas eran muy bajas y por lo tanto nada disuasivas. “Lo que se está haciendo ahora es igualar las multas por infracciones laborales a los niveles de entidades públicas como por ejemplo, Osinergmin, Ositran o Indecopi, donde las faltas que se cometen no son menos a las infracciones laborales”, manifestó.

Puntos a favor

De otro lado, la titular del MTPE señaló que la norma precisa que los gobiernos regionales solo mantendrán la competencia sobre el control, supervisión y fiscalización de las normas sociolaborales con las microempresas de su jurisdicción y ya no con las pequeñas empresas como era antes.

“Adicionalmente, se establece que las unidades orgánicas de los gobiernos regionales dependerán funcional y técnicamente de la Sunafil en materia de inspección de trabajo”, añadió.

En ese sentido, los expedientes de inspección en trámite ante las regiones deberán ser transferidos a la Sunafil en los próximos 120 días hábiles.

“Lo mismo sucederá con todos los órganos, unidades orgánicas y cargos del MTPE referidos a la fiscalización laboral”, dijo.

Otro de los puntos en la ley promulgada, es que el 30% de los recursos de la Sunafil será destinado a las inspecciones propiamente dichas, replicando así el esquema que ya se utiliza en la Sunat.

En ese sentido, a diferencia de otras entidades del Estado, la Sunafil no tendrá restricciones presupuestarias para la contratación de inspectores en su primer año de funcionamiento. Ello con el objetivo de que se pueda atender el déficit existente.

Fuente: Diario Gestión

 

Comentarios