Migrar nuestro negocio a internet en la era del distanciamiento social

511

Con el Covid-19 aparentemente remitiendo en gran parte del mundo debido a las duras medidas adoptadas por gobiernos y autoridades locales -en Perú el confinamiento se decretó con tan solo 86 casos confirmados, sustancialmente menos que países que dejaron crecer el número de infectados demasiado antes de actuar con firmeza- la actividad económica comienza tímidamente a ponerse de nuevo en marcha, pero las restrictivas medidas de distanciamiento social y confinamiento nos han obligado a realizar una prueba masiva sobre el teletrabajo, el teleaprendizaje, la inversión online, etcétera que de otra forma no hubiera sido posible, ¿qué hemos sacado en claro de esta experiencia sobre nuestra relación telemática con los demás?

El teletrabajo es posible y deseable

La crisis ha demostrado que una parte nada desdeñable de la actividad económica de países desarrollados, o en vías de serlo, puede realizarse desde el domicilio particular sin mayores inconvenientes, solo hacía falta vencer ciertas resistencias psicológicas, pero la pandemia de Covid-19 nos ha obligado a realizar el “experimento” antes de tiempo.

Plataformas como Zoom o Skype permiten asistir o impartir clases y webinarios sin mayores dificultades, facilitando -o posibilitando directamente- la asistencia de personas de todo el mundo -los únicos factores limitantes son el horario y la calidad de la conexión-. Esto vale también a pequeña escala, por ejemplo permitiendo una cita con nuestro asesor bancario o con un funcionario de la administración pública, ¿por qué perder tiempo en desplazamientos y esperas cuando podemos resolver todas nuestras dudas, recibir toda la información, contratar productos o solicitar prestaciones por vía telemática? Relaciones profesionales entre avatares virtuales, antes propias de producciones de ciencia ficción, están en la actualidad bastante más cerca.

Además, el teletrabajo posibilitará a los profesionales aspirar a sueldos mejores sin tener que desplazarse a otros países. Un ejemplo, una persona que haya estudiado una ingeniería informática en el Perú y entre en la órbita de alguna empresa de Silicon Valley ya no necesitaría desplazarse a los EEUU -quizás de forma puntual- para realizar su trabajo y cobrar un suculento salario de tecnológica estadounidense, simplemente con un laptop y una buena VPN podrá desarrollar todo su potencial sin salir de su tierra.

El sector financiero marca el camino

Este movimiento de las actividades del mundo físico al mundo online o virtual ya se venía dando desde hace años en el sector financiero. Si un inversor quiere comprar acciones, invertir en ETFs, comprar criptomonedas etc., podrá meterse en la website de su banco si este ofrece este tipo de servicios y comprar desde allí, encontrar un intermediario para operar directamente en Bolsa, una Exchange donde comprar criptodivisas… etc., en todos estos casos estaría comprando el activo y obteniendo derechos sobre este.

Si no quiere comprar y prefiere especular también tiene la opción del trading online a través de CFDs, con los que no poseerá derecho alguno sobre el activo negociado; ya sean divisas, acciones, criptomonedas, materias primas, ETFs de oro, lo que sea, sino que tratará de obtener beneficios con los cambios de sus precios. Para ello deberá buscar un bróker online de CFDs de confianza y comenzar a operar desde la computadora de su casa o celular, eso sí, sabiendo que el apalancamiento que se usa en el trading online le expone a altos riesgos de perder rápidamente su inversión, por ello antes de nada lo mejor es estudiar bien este tipo de operativa y lo que el apalancamiento implica para el inversor. Otra cuestión que preocupa a los traders de CFDs es la posibilidad de endeudarse al utilizar apalancamiento, esto solo podrá evitarse completamente eligiendo un bróker que ofrezca protección frente a saldos negativos, algo que debe quedar perfectamente especificado en la plataforma del bróker online, junto con todas las aclaraciones pertinentes.

Como colofón…

Reducir gastos para repercutir ese ahorro en servicios más asequibles para nuestros clientes es siempre un objetivo deseable, pero en la situación actual puede ser cuestión de supervivencia. Ahorrar en salarios no es óptimo, al fin y al cabo, tanto si somos empleados como empleadores sabemos que un salario digno es un pilar fundamental para obtener lo mejor de los recursos humanos, todos somos seres humanos y el salario es la forma en la que la empresa demuestra que nos valora, entonces, ¿qué mejor que ahorrar en el alquiler de locales? Claro que no es posible para todo tipo de negocios, y aunque sí lo sea en el caso de nuestra empresa o de la empresa en la que trabajemos, un local al que acudir funciona de escaparate para potenciales clientes o inversores.

Pero estamos en la era de la informática, ¿de verdad es tan importante llamar la atención del cliente/usuario/inversor ocupando un costoso inmueble cuando podemos publicitarnos a través de internet, red en la que pasamos todos varias horas cada día? Como ya hemos dicho, las entidades que prestan servicios financieros suelen ir a la vanguardia y si queremos abrir una cuenta para operar realizando trading buscaremos una reseña de brókeres de CFDs y opiniones de otros traders, y si queremos mover nuestra cuenta bancaria o trasladar nuestra hipoteca a otra entidad bancaria buscaremos comparaciones y opiniones de los usuarios.

En ninguno de estos casos el factor que nos hará decantarnos por una u otra opción será un vinilo adherido a un escaparate, sino un conglomerado de unos y ceros que en el orden correcto dan forma a la información que necesitamos, por lo tanto, debemos mentalizarnos de que las relaciones profesionales telemáticas han llegado para quedarse.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios