¿Mi compañero de trabajo me envidia?

812

En el trabajo estamos gran parte del día, de hecho pasamos con los compañeros de oficina incluso más que con nuestros amigos más cercanos, tanto así que muchos se terminan convirtiendo en confidentes o en grandes amigos.

Sin embargo, pese a que nuestros compañeros pasan tanto tiempo junto a nosotros, no siempre quiere decir que nos llevemos bien, en algunos casos es todo lo contrario, principalmente porque éste es uno de los espacios donde se vivencian mayormente celos y envidias entre colegas.

Aunque no lo creas, la situación mencionada es más común de lo que parece, pues muchos profesionales, buscan reafirmar su lugar a costa de los demás, ellos creen que para ser exitosos deben dejar atrás a todos los que le rodean y más aún a quienes tienen relación directa con su cargo, o a los que tiene similares responsabilidades o rangos.

Algunas veces despertamos sentimientos negativos en el resto sin darnos cuenta, por lo que es necesario ser cautelosos en el trato, sobre todo en lo laboral. Un ejemplo de ello es tener precaución de no disminuir los logros o poner trabas para el desempeño de los otros compañeros de trabajo. 

Distinto es el caso cuando estás conciente que los malos tratos no tienen fundamento y que no has hecho nada para recibirlos, acá estamos frente a personas que conviven con sentimientos de envidia hacia los demás sin razón justificada. Frente a esto, lo mejor es alejarse y no entrar en el juego de recelos que contaminan el ambiente laboral.

“Es bastante probable que en ciertas ocasiones nos veamos enfrentados a conflictos en el ambiente de trabajo, pero lo importante es aprender a resolverlos con el fin de que cada persona pueda desempeñarse lo mejor posible en lo suyo y aportar de esta manera en lograr un agradable día a día”, señala Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú.

La mejor forma de contrarrestar aquellos sentimientos negativos es aplacarlos indirectamente, lo más simple es intentar ser cordial y enaltecer la confianza de aquellos que te envidian. Esto porque muchas veces los celos pasan por la falta de seguridad y autoestima. Al demostrarles que también son importantes puede que abran sus ojos y comprendan que en muchos casos, el éxito puede ser compartido.

Si después de intentarlo y dar todo de tu parte para superar esta situación, aún no ha sido posible, es hora de hablar directamente con el colega, muchas veces las personas son más sensibles y se sienten afectadas por actitudes o comentarios que lanzamos al aire sin darnos cuenta. De esta manera, una buena conversación podría limar asperezas, y quizás pedir disculpas o escucharlas puede ser la solución que esperabas.

Si luego de intentar por la vía más amable la situación sigue empeorando, haciéndose insoportable, es tiempo de tomar otras medidas, buscar un cambio de ubicación en la oficina o hablar directamente con el jefe directo. Esto debe hacerse antes de que pase a mayores, pues debes evitar que este problema afecte tu motivación, productividad laboral y desarrollo profesional en la empresa.

“Contar con un buen jefe es fundamental para todo profesional, ya que un buen líder será el responsable de buscar una alternativa a este tipo de dilemas y de ayudar a ambas partes, son ellos y la empresa en general, la que debiera fomentar prácticas de solidaridad y compañerismo entre sus empleados”, dice Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú.

Comentarios