Más de 1.300 personas con discapacidad consiguieron un trabajo en entidades públicas

661

Más de 1.300 personas con discapacidad accedieron, desde el 2012, aun puesto de trabajo en el estado gracias al programa ‘Soy capaz’, que impulsa el Consejo Nacional para la integración de las personas con discapacidad (Conadis), informó su presidente Wilfredo Guzmán.

Según este funcionario, los empleos conseguidos fueron para desempeñarse en puestos de telefonistas, ingenieros de sistemas y administradores en diversas entidades públicas. 

Pero, más allá de este progreso, ¿cómo están las cosas en temas de trabajo para este sector de la población en nuestro país?

Para Michael Urtecho, congresista con discapacidad de la bancada de Solidaridad Nacional, hay mucho por hacer. “Estos 1.300 discapacitados con trabajo son solo un comienzo. Conadis se ha centralizado mucho en la capital, debería llegar a provincias, donde las dificultades para estas personas son más grandes”, afirma.

Según la ley General de la Persona con Discapacidad, las entidades públicas están obligadas a que un 5% de sus trabajadores sean personas con discapacidad. En el caso de las empresas privadas es 3%.

“Lamentablemente ni el 5% de las entidades públicas cumplen con esta norma. En el sector privado no hay cifras exactas, pero aparentemente el problema no es tan grave”, señala Urtecho.

Por suerte, en el Congreso ya hay leyes en camino para este sector. “Acabamos de aprobar un proyecto de ley para que la persona con discapacidad tenga la oportunidad de trabajar desde su casa a través de algún medio tecnológico. Así ahorramos tiempo, transporte y se podrá trabajar de forma más fácil”, comentó.

Hay diferentes tipos de discapacidad, sin embargo, Urtecho indica que las personas en silla de ruedas, como en su caso, son de las que pasan mayores dificultades. “Los que usamos sillas de ruedas estamos entre los que tienen más problemas para ser contratados. Tenemos problemas de acceso a los edificios, de espacio y comodidad en las oficinas, etc”.

Similar es el caso de las personas ciegas. “Ellos necesitan un software especial para poder oír lo que aparece en la pantalla. Y es un programa muy costoso”, concluye Urtecho.

 

Fuente: Publimetro                     

 

Comentarios