Los seguros en los yacimientos mineros son un traje hecho a la medida del trabajador

725

Cada mina tiene sus propias características de operación, ubicación y tamaño, que influyen en la característica del seguro de sus trabajadores. Pero hay un elemento vital que siempre tiene que ser considerado: los seguros deben reflejar los riesgos a los que ellos están expuestos. “Para lograrlo se requiere de un buen asesor, que analice en conjunto con la empresa todas las exposiciones y determine los límites de seguros a comprar”, explica Carlos Rizo Patrón, gerente de Negocios Corporativos de Rímac Seguros.

En ese sentido –detalla– las mineras deben cumplir con estándares internacionales de protecciones –por ejemplo, contra incendios– así como de mantenimiento de los equipos de seguridad. “Nuestros ingenieros visitan las minas y elaboran un informe, que dictamina si es asegurable o no. Si no lo es, nosotros mismos les proporcionamos las recomendaciones que deben seguir para que lo sean”, comenta Rizo Patrón.

Según las necesidades

Elaborar un seguro para una minera es como hacer un traje a la medida. Se necesita mucho cuidado y mucha experiencia. “El tipo de minera, la geografía, y hasta el contexto político y social influyen al diseñar una póliza”, señala Luis Bravo Rovai, gerente de Gestión Integral de Riesgos de Pacífico Seguros.

En cuanto a los seguros para el personal administrativo y operativo, estos pueden variar. “No es lo mismo un personal que trabaja en un socavón que uno que se dedica a operar maquinaria a la intemperie.

Cada uno tiene un riesgo diferente”, explica Bravo. Sin embargo, para todos los trabajadores mineros existen estándares aplicables. “Según la ley, las consideraciones son iguales para todos, como el tipo de capacitación y la tenencia de herramientas de seguridad. Más importante que responder eficazmente a una emergencia es evitarla con planificación y estudio”, agrega el ejecutivo.

En el 2012, Rímac realizó indemnizaciones por siniestros importantes de riesgos generales en minas por cerca de US$ 5 millones. A ese monto hay que añadirle todos los siniestros que ocurren en los otros locales de los clientes mineros, siendo los más comunes las deshonestidades, los robos y los siniestros vehiculares. Rizo Patrón detalló: “En riesgos laborales, por accidentes de trabajo, se pagaron beneficios a empleados de empresas mineras por un total de US$ 55 millones. Todo esto sin considerar las prestaciones médicas”.

 

Fuente: Diario Gestión

 

 
Comentarios