Ley Pulpín: ¿Cuál será el destino del régimen laboral juvenil?

673

Desde que la creación del régimen laboral juvenil se han producido tres  manifestaciones en su contra en Lima y diversas ciudades del resto del Perú,  y ahora se ha convocado una cuarta marcha para el 15 de enero.  Los jóvenes manifestantes  exigen la derogación de este régimen, pero en el ejecutivo no parece haber intención política para hacerlo. Distinta es la situación en el legislativo, donde varios congresistas han expresado su respaldo a la derogación de éste régimen, como Manuel Dammert, Natalie Condori, Roberto Angulo, Verónika Mendoza, entre otros.

De hecho, la junta de portavoces del Congreso acordó revisar la ‘Ley Pulpin’ en la comisión permanente del Congreso. Sin embargo, la presidenta del Congreso Ana María Solórzano, miembro del oficialismo, aún no definido una fecha para ello.

Ante tal situación, los partidarios de la derogación vienen recolectando firmas para que el pleno del Congreso sesione extraordinariamente y pueda acordarse la derogación del régimen sin que el proyecto de ley derogatorio pase por la comisión respectiva antes de llegar al pleno.

Si se considera que el Humalismo sólo tiene ahora 36 congresistas de un total de 130, que en teoría apoyarían la no derogación de la ley; y que para los para los congresistas de la oposición no apoyar la derogación implica un costo político elevado dada la coyuntura, es probable que si ésta ley llega a ser discutida por el pleno, sea derogada.  Ello es probable sobre todo si se considera que éste año se está a vísperas de las elecciones del 2016.

¿REGLAMENTO CON BENEFICIOS?

En la otra mano, queda claro que el gobierno no dará marcha atrás con la ley. Así lo evidencian las recientes declaraciones del presidente, los ministros de economía y trabajo, e incluso de la primera dama en respaldo de esta ley.  Además para el gobierno, retroceder ahora en contra de las expectativas que ha generado en el sector privado, sólo debilitaría aún más su gestión.

No obstante, el gobierno no puede ignorar el gran descontento social entre los jóvenes que ha generado este nuevo régimen laboral. Por ello, es muy probable que el gobierno trate de dar mayores beneficios para los trabajadores jóvenes a través del reglamento de la ley que crea ese régimen. ¿Pero hasta qué punto es ello posible?

“El reglamento no puede crear beneficios,  porque la ley no lo permite, sería un reglamento ilegal” explica Jorge Toyama, socio del estudio Miranda & Amado.  Sin embargo, el especialista indica que el reglamento sí podría explicitar que al régimen laboral juvenil le corresponde el derecho a las utilidades laborales. Ello se deba que ese derecho está reconocido por la constitución, y por tanto,  no requiere que una ley lo conceda. Pero, ¿añadir sólo ese beneficio a ese régimen [pues es jurídicamente imposible añadir otros] , sería suficiente para calmar a los jóvenes?

Toyama explica que el reglamento podría también reforzar los ‘candados’ que la ley establece para que éste régimen no sea utilizado por las empresas de manera fraudulenta. Así, el reglamento debería tener una regulación exhaustiva sobre en qué casos se puede emplear este régimen y en qué casos no.  Adicionalmente, éste reglamento podría desarrollar a más profundidad los mecanismos de capacitación para los jóvenes, como adelantó Fredy Otárola, titular de la cartera de Trabajo recientemente. SEMANAeconómica se contactó con funcionarios del Ministerio de Trabajo para conocer el detalle del proyecto del reglamento, pero al cierre de este artículo no recibió respuesta a su solicitud.

Pero, ¿tales precisiones vía reglamento serían suficientes para detener las manifestaciones de los jóvenes?.  “No esperamos que salga nada [en el reglamento], sino esperamos que se derogue la ley” indicó firmemente a semanaeconomica.com  Ángela Ccanto, una de las dirigentes de las manifestaciones contra el nuevo régimen laboral en Lima. 

Una vez que en el Ministerio de Trabajo tenga listo el reglamento, éste será publicado para recoger diversas opiniones. Ccanto indicó que el grupo que representa no formarán parte de la discusión de esa norma, aunque no se descarta que otros líderes juveniles lo hagan.  Por ello cabe preguntarse si el gobierno podrá fomentar el dialogo con los jóvenes antes de que se discuta en el Congreso la ley.

 

Fuente: www.semanaeconomica.com

 

 

Comentarios