Las 7 claves para convertirte en un profesional seguro

1823

Un profesional que confía en sus capacidades es capaz de sobreponerse a cualquier adversidad y convertirla en una oportunidad de éxito, y aunque sentir temor es una condición natural de defensa ante algunos aspectos de la vida, un mal manejo de las emociones puede representar un obstáculo para nuestro crecimiento laboral.

Por ello, te compartimos algunas recomendaciones para convertirte en un profesional que confía en sus talentos y que es capaz de aceptar los desafíos que demanda su carrera para alcanzar nuevas metas.

  •  Autoconocimiento
    El ego es un arma de doble filo, por ello, hay que tener cuidado en querer abarcar demasiado. El primer paso para lograr una autoconfianza es conocer nuestras capacidades pero sobre todo, nuestros límites. Reconocer nuestras debilidades nos ayudará a buscar los mejores caminos para equilibrarlas y así tomar mejores decisiones. Ser conscientes de nuestros alcances nos ayuda a enfocar la energía en lo que mejor sabemos hacer mientras que para aquello que no se nos facilita, podemos trabajar en equipo. No se puede ser experto en todo y sin embargo, conjuntar talento siempre es garantía para obtener mejores resultados.
  • Plantea objetivos alcanzablesCon esto no queremos decir que limites tus metas, sino que las ajustes a los tiempos y las circunstancias en las que te encuentras, de esta manera, es más sencillo obtener avances progresivos e ir fijando nuevos objetivos que fracasar en el primer intento porque establecimos expectativas (humana, logística u operativamente) inalcanzables. Sé visionario, pero procura tener siempre un panorama real de la situación y concentra tus esfuerzos en ser constante con tu desempeño.
  • Despídete del pesimismo
    Si vas a comenzar un proyecto es mejor que lo hagas deshaciéndote de las dudas y con la mente clara de que vas a conseguir lo que buscas, de otra manera, tú sólo estarás condicionándote para el fracaso. Olvídate de las actitudes negativas porque éstas sólo dañan la autoconfianza y generan ansiedad. 

    Si en algún momento tienes dudas, haz una pausa para analizar si éstas tienen algún fundamento o si probablemente te estás dejando llevar por la incertidumbre. En cualquiera de ambos casos, enfoca tu energía en buscar una solución, verás que el mantener tu mente activa de manera útil y positiva te devolverá los ánimos y la confianza en tus capacidades.

    Verte bien te ayuda a proyectar una imagen de seguridad ante los demás pero también a sentirte mejor y con mayor confianza en ti mismo. Encuentra, según tu área y sector, el atuendo que refleje tu liderazgo, tu firmeza de convicciones y la audacia de un profesional dispuesto a conseguir sus objetivos.

  • Cree en lo que proyectas
    Reflejar confianza en ti mismo es una cosa, pero para hacer la tarea completa debes creértelo, comprarte la idea y actuar como un profesional seguro, firme y convencido de sus capacidades, de su experiencia y de sus talentos. Recuerda que tu lenguaje corporal dice mucho de ti y es capaz de reflejar tus emociones. Levanta la frente y demuestra de qué madera estás hecho.
  • Prepárate
    Cuanto más preparado estés acerca de un tema o un proyecto, mayor será la confianza que tengas sobre ti. Busca siempre mantenerte informado sobre tus áreas de competencia porque ello además de reforzar tus conocimientos te permitirá tomar mejores decisiones y proyectará ante otros, que tienes la situación bajo control.
  •  No caigas en el exceso

    Desafortunadamente hay profesionales que no saben controlar sus emociones y pronto caen en el exceso de confianza. La arrogancia puede tener graves consecuencias en tu carrera pues no sólo afecta y bloquea tu comunicación con los demás, sino que te impide ver con claridad la situación real de las cosas y ello puede llevarte a tomar decisiones equivocadas. Si crees que siempre tienes la razón y no puedes equivocarte, regresa al punto #1 y recuerda que nadie es infalible. Mantener los pies sobre la tierra siempre es el camino más corto para alcanzar tus sueños.

    Antes de dudar de tu profesionalismo, recuerda estas palabras de Michael de Montaigne: “De las peores desgracias habidas y por haber no hay ninguna peor que la de subestimarse a uno mismo”.

Comentarios