La regla laboral

653

Una vez al mes, dolores de cabeza, de espalda o cólicos abdominales afectan a las mujeres. Todas alguna vez han sufrido los malestares de la menstruación.

Frente a ello, la legislación laboral de una serie de países, principalmente del este de Asia (Japón, Taiwán, Indonesia, Corea del Sur), contempla que las mujeres puedan pedir licencia durante su periodo menstrual. El caso más reciente es el de Rusia, donde el año pasado se propuso una ley al respecto sustentada en el problema médico y social que-en opinión de sus promotores-representa la menstruación. Es decir, para afrontar el malestar que sufren las mujeres durante este periodo y el que supuestamente le ocasionan a su entorno como consecuencia de una mayor susceptibilidad e irritabilidad. La propuesta no tuvo acogida y fue desestimada.

Sucede que-como señala un artículo de la revista The Atlantic-conforme los países se acercan más a la igualdad de géneros en el ambiente laboral, estas medidas son cada vez más criticadas. El principal argumento en contra radica en los mayores costos que la licencia implica para contratar a mujeres, lo que podría traducirse en un incremento de la brecha salarial entre géneros. De ahí que el número de mujeres que usa estas licencias haya caído sustancialmente durante la segunda mitad del siglo veinte. En un entorno laboral cada vez más competitivo, un ‘derecho’ de este tipo le puede ser más perjudicial que beneficio a la mujer trabajadora.

 

Fuente: Semana Económica

 

 

Comentarios