La nueva formación profesional en el mundo corporativo

930

En un mundo cada vez más competitivo, quienes desean conseguir un buen puesto de trabajo o avanzar en sus carreras profesionales deben estar aprendiendo de manera continua si no desean quedarse rezagados. Por este motivo, la existencia de una buena política empresarial de formación profesional aparece cada vez más alto en las listas de los aspectos más demandados por los solicitantes de empleo en todo el mundo. Y cuanta más cualificación exige el puesto, más valoran los candidatos que sus empleadores les ofrezcan posibilidades de expandir sus habilidades profesionales.

De este modo, los aspirantes a cubrir un puesto de trabajo se aseguran de que si desean cambiar de puesto de trabajo en un futuro saldrán como una mayor cualificación que no les habrá costado dinero. Las empresas, por su parte, también están empezando a darse realmente cuenta de lo importante que es ofrecer una buena formación profesional a sus empleados para evitar la fuga del talento.

Fuente: Pixabay

La rápida rotación de las plantillas supone un verdadero quebradero de cabeza para las empresas

Uno de los principales problemas que afectan a las empresas es la retención del talento laboral. En el mercado latinoamericano, un gran porcentaje de los trabajadores abandona su puesto de trabajo en un plazo inferior a 6 meses desde su fecha de contratación, según recoge un informe de 2016 de la firma de recursos humanos Bumeran. Estas cifras suponen un enorme desafío para las compañías, ya que pierden mucha productividad por los problemas inherentes a una rápida rotación de la plantilla (menor eficacia en las primeras semanas de trabajo, mayor necesidad de supervisión por parte de los mandos superiores, mayor número de errores cometidos, etc.). Por esta razón, la retención del talento dentro de la empresa escala posiciones en la lista de las principales preocupaciones de los directivos.

La formación profesional como elemento de retención del talento laboral

Ahora bien, donde muchos ven dificultades otros ven oportunidades y una nueva tendencia está surgiendo en las estrategias de recursos humanos de numerosas empresas: la formación profesional como factor capaz de evitar la temida rotación del personal contratado. Diversos sectores apuestan cada vez más por ofrecer herramientas de formación profesional para sus trabajadores, destinadas a brindarles satisfacción y oportunidades de crecimiento laboral.

Fuente: Pixabay

Por ejemplo, en el sector de las finanzas cada vez se recurre más a herramientas como las academias de trading, en la que los traders pueden consolidar sus conocimientos, o a las cuentas demo de trading, con las que pueden poner a prueba nuevas estrategias operativas sin ningún riesgo, dentro de un entorno controlado. También se recurre a plataformas formativas como Coursera, en las que sus trabajadores pueden formarse en las tecnologías del futuro haciendo cursos certificados de nuevas tecnologías al servicio de las finanzas. Y estos son solo unos pocos ejemplos dentro de un sector concreto. Las posibilidades de formación profesional facilitadas en el seno de la empresa alcanzan a todos los sectores y actividades y, en ocasiones, igualan en prestigio y resultados a las formaciones tradicionales (y caras) en instituciones académicas que trabajan solo en modalidad presencial. La democratización de la formación profesional ya es una realidad gracias a internet.

Las ventajas de las nuevas herramientas de formación profesional online

Los nuevos soportes de formación profesional en la red son sumamente ventajosos para las empresas preocupadas por retener talento. Por un precio muy reducido, pueden subcontratar la creación de módulos formativos online que resulten de su interés o asociarse con algún programa formativo online a cambio de una comisión por alumno. También está la opción de crear los materiales en interno dentro de la empresa, opción particularmente interesante en el caso de grandes multinacionales que quieren ahorrarse los costes de reunir a trabajadores de todo el mundo en un solo lugar físico para impartir la formación. O pueden optar por utilizar las últimas tecnologías de realidad virtual y crear experiencias formativas inmersivas a distancia, que mitiguen las posibles carencias de una formación profesional online frente a una presencial. Son muchas las aplicaciones de la realidad virtual en el campo de la formación profesional, tal y como se explica en el siguiente video: ¡el futuro ya está aquí!

 

En definitiva, gracias a las ventajas que brindan las nuevas tecnologías como el internet y la realidad virtual, ofrecer una formación profesional de calidad es más fácil y ventajoso que nunca para las empresas. De este modo, tienen en sus manos el potencial para revertir la marcada tendencia de fuga de talento que lleva asfixiando desde hace años los mercados laborales en prácticamente todo el mundo. Quienes opten por ignorar el potencial de la formación online estarán condenados a contar con una fuerza laboral subóptima y, finalmente, a ser engullidos por sus competidores. Y ninguna empresa desea eso, ¿verdad? Toca renovarse o morir.

Comentarios