La moda del coaching multiplica la proliferación de coaches que realmente no lo son

655

En Esapaña siete de cada diez directivos ha participado en un programa de coaching

Coaches en la cocina, en la música, en la educación… El coaching se está poniendo de moda en todos los sectores y está llegando al público general. De hecho, se ha convertido en la segunda profesión con más crecimiento. En el plano empresarial, siete de cada diez directivos ha participado en un programa de coaching. Sin embargo, tal y como se destaca desde el Instituto Europeo del Coaching, esta moda puede llevar consigo la proliferación de coaches que realmente no lo son. Esto puede acarrear graves problemas ¿Cómo detectar al verdadero coach?

Descubrir al falso coach
Tal y como afirma David Cru, director del IEC y director del Programa Internacional Experto en Coaching en Barcelona, “se trata de una profesión que está de moda, que se escucha en numerosos sectores, y que se asocia a diversas disciplinas. Sin embargo, no todos son verdaderos coaches”, a lo que añade “lo esencial para desenmascarar al falso coach es chequear las certificaciones que el propio coach pueda mostrar sobre su formación, preguntar acerca del número de horas de coaching realizadas y pedir y comprobar referencias de otros clientes o empresas con las que haya trabajado previamente”.

Los peligros del falso coach
Por otro lado, el hecho de llevar a cabo un proceso de coaching a través de un profesional que no lo es, puede traer consigo una serie de problemas para el usuario. En primer lugar, y, tal y como señala el profesor del Programa Internacional Experto en Coaching, “el directivo no alcanzará el objetivo que se haya impuesto”. 

Pero, además de esto, “un proceso de coaching realizado por alguien que no lo es, puede acarrear una serie de problemas, que incidan en la labor diaria del profesional y que la dificulten”.

 

Comentarios