La mayoría de los profesionales que buscan empleo lo hacen de forma inadecuada

609

César Sánchez, Executive associate & coach Ejecutivo de la empresa española BPM Executive Search, analiza la idoneidad de los métodos utilizados por los profesionales para cambiar de empleo o buscar un nuevo proyecto, a partir de su experiencia en gestión del talento y headhunting.

¿Cree que los profesionales españoles son imaginativos a la hora de buscar empleo?

¿Es necesario ser imaginativo para buscar empleo? Sin intención de generalizar, más que imaginación desde mi punto de vista, lo que observo es una cierta inexistencia de un plan orientado a la búsqueda de un nuevo proyecto. 

Desde hace unos años se ha instalado en nuestro mercado de trabajo una creencia finalista que consiste en hacer todo lo que esté en nuestra mano para conseguir un trabajo. “Correr mucho y más rápido sin saber a dónde vas” es la primera muestra de ineficiencia que detectamos en muchos profesionales. A partir de un plan personal claro y orientado a nuestro objetivo la creatividad, entonces sí, pasa a convertirse en un valor añadido de nuestra candidatura.

¿Existe una causa que justifique este comportamiento?

No existe una, existen muchas. Todos sabemos que la situación laboral del mercado español invita a la ansiedad. La situación de la economía española y del mercado de trabajo abren titulares en los espacios televisivos en Prime Time y ello cala en la sociedad (no sólo en los que no tienen un trabajo). En noviembre de 2013, el CIS reflejaba en su barómetro mensual que cerca del 70% de los españoles encuestados pensaba que 2014 sería peor que 2013. 

Podemos afirmar que la necesidad genera ansiedad y la ansiedad ineficiencias. Sin embargo, siendo importante, ésta no es la única causa que explica muchos comportamientos. Muchos profesionales no saben buscar trabajo. Es una mera cuestión formativa y de entrenamiento.

En nuestros programas de coaching orientados a la transición profesional observamos un claro déficit en este sentido. La búsqueda de trabajo es un trabajo en sí mismo y como tal debe ser planificado. Se deben utilizar los recursos idóneos para conseguir resultados extraordinarios, a partir del conocimiento de nuestras fortalezas y debilidades, minorando las amenazas y aprovechando al máximo nuestras oportunidades. Muchos profesionales no han buscado trabajo antes y otros nunca se han sentido en la necesidad de liderar un proceso de búsqueda de un nuevo proyecto. 

¿Cuáles son los colectivos de profesionales más “desorientados” a la hora de buscar un empleo?

En todos los colectivos existen personas más o menos sincronizadas con sus objetivos. No obstante, cabe destacar entre estos grupos, a los colectivos más afectados por la situación del mercado laboral en España. 

La tasa de paro en España roza el 26%, una de las más altas del mundo desarrollado. De los cerca de seis millones de parados que hay en España, el 50% son de larga duración. Este colectivo, por razones obvias, muestra un alto grado de ineficiencia en las prácticas puestas en marcha en sus procesos de búsqueda y es donde se agudizan los errores más frecuentes. 

Otro colectivo especialmente afectado por la crisis es el de los menores de 25 años cuya tasa de desempleo superó el 57% en el mes octubre de 2013. Esta tasa ha colocado a España entre los países europeos con más desempleados en este segmento de población. En la mayoría de las ocasiones este grupo no posee nociones básicas de cómo buscar trabajo ni tienen el conocimiento del mercado de trabajo para abordar, de forma adecuada, un proceso de búsqueda de un nuevo empleo (o de su primer empleo). 

Otro subgrupo reseñable es el de los titulados universitarios cuya tasa de desempleo en 2013 ha llegado a alcanzar el 14%, dato que contrasta con la tasa del 5,7% de la media europea. En este caso, es donde observamos curiosamente más ingenio pero en muchos casos una notable falta la alineación con sus objetivos.

Otro colectivo digno de ser subrayado es de los profesionales que tratan de abordar un proceso de cambio de proyecto en activo. Muchos de ellos no han entendido todavía que las reglas del mercado laboral han cambiado. 

¿Cuáles son los errores más frecuentes a la hora de buscar un nuevo empleo?

El más notable es, sin duda, la falta de un plan. Muchos profesionales buscan salir de la situación de desempleo, que realmente no es poca cosa, sin antes hacerse algunas preguntas obligadas cuyas respuestas darán sentido a sus actuaciones futuras. Hace unos días, pregunté a un profesional que había salido de su empresa, sobre cómo se planteaba su nueva situación y cuáles eran sus preferencias en la búsqueda de un nuevo empleo. Su respuesta puso de manifiesto esa falta de planificación, “no lo he pensado, prefiero escuchar al mercado y valorar las alternativas”. 

La falta de alineación de los recursos personales al objetivo de buscar un nuevo proyecto y la ausencia de una “marca personal” son otros dos pecados capitales del candidato despistado. 

Otros errores operativos muy frecuentes tienen que ver con la confección del CV y el entendimiento de sus fines, la falta de sincronicidad del candidato con su objetivo (cómo, cuándo y dónde están mis oportunidades) y la falta de entrenamiento para desarrollar con éxito una entrevista de trabajo o el despliegue de una red de networking efectiva, etc.

 

 

Comentarios