La importancia de tener un mentor en tu carrera profesional

558

Cuando una persona emprende un proyecto, ya sea de negocio, espiritual o en cualquier otro ámbito, es recomendable que busque un mentor para que oriente sus pasos y lo ayude a tomar las mejores decisiones; sin embargo, muchos consideran que este personaje no es necesario y actúan a su libre albedrío poniendo en peligro los planes que se han trazado.

Si para mucha gente, el rol que desempeña un mentor no es indispensable ¿por qué los que optaron por seguir las recomendaciones de esta persona han triunfado más? Para responder esta interrogante es necesario saber qué es el mentoring.

¿Qué es el mentoring?

Es la relación de desarrollo personal en la que una persona con más experiencia o mayor conocimiento ayuda a otra menos experimentada o con menor conocimiento. Es decir, es la metodología práctica basada en aprender a través de la experiencia de un tutor o mentor.

Para esto es necesario entender que el mentoring parte de la filosofía que considera que existe potencial en todas las personas, sólo hace falta explotarlas.

¿Por qué es importante un mentor?

Visión más amplia. Al tener un panorama más completo de la realidad, el mentor entiende que el proceso para alcanzar el éxito no será fácil, pero al haber pasado por situaciones similares lo guiará de una mejor manera.

Tiene mayor conocimiento. Al haber recorrido varios caminos antes que usted, lo ayudará a ahorrar tiempo y dinero, minimizando la posibilidad de cometer errores. Por ello, es considerado una gran fuente de información sobre qué hacer y qué no hacer.

Le pedirá avances. Debido a que su trabajo se basa en etapas, esta persona le exigirá cuentas claras de lo que está haciendo. Si percibe que no ejecuta lo que le aconseja, lo abandonará por gente que sí se comprometa.

Tiene más conexiones. Debido a las relaciones que ha entablado a lo largo de sus años y experiencia, la red que ha establecido el mentor puede abrirle puertas cuando lo requiera.

Ayudan a establecer objetivos medibles. Si aún no tiene definido los puntos que quiere alcanzar es poco probable que avance. Es aquí donde los mentores hacen su trabajo y lo ayudan a esclarecer sus ideas.

Nunca lo dejan conformarse. Siempre estará atento a que sus logros sean más constantes, uno tras otro para que aprenda a superarse cada día.

Al final del mentoring, el trabajo es recíproco. Mientras que la persona que recibe la orientación de un mentor adquiere nuevos conocimientos para alcanzar sus metas, el mentor conoce nuevas inquietudes y amplía su visión.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios