La experiencia del primer empleo

1804

El primer empleo es una experiencia que pone a prueba lo aprendido durante años de estudio, pero también da espacio para crecer como profesional y persona, ya que día a día conocerás cosas nuevas que no se aprenden en la universidad, sino en la práctica.

mi-primer-trabajo

Hay varios aspectos que debes tener en cuenta en tu primer trabajo, tales como la puntualidad con los horarios y la presentación personal, ya que esto hablará bien de ti. Pero también es importante que demuestres responsabilidad y compromiso. No sirve de nada cumplir con los horarios, si tu desempeño no es el mejor.

Debes tener claro que cometer errores, es parte del proceso, por lo que no debes angustiarte si las cosas no resultan como quieres. Lo desconocido asusta, pero es esencial confiar en lo que sabes, en las capacidades y en la razón por la que llegaste ahí. Lo fundamental es tener las ganas de aprender y avanzar.

En cuanto al día a día en la oficina, la integración con tus compañeros de trabajo es fundamental, sociabiliza desde el principio, por ejemplo, en los breaks u hora de almuerzo, ésta puede ser una buena ocasión para conocer a tu equipo de trabajo y vice-versa.

Es muy importante que siempre seas respetuoso y tengas una buena actitud con tus pares. Pues el trabajo se basa en las relaciones interpersonales y constituyen un papel crítico en las empresas, y es que si no andan bien, afecta la productividad y las tareas diarias.

Ahora te presentamos algunos consejos que te servirán para salir airoso de tu primera experiencia:

Pon atención y anota todo: Desde el principio debes intentar estar atento, oír y aprender. Anota todo lo que expliquen, desde la hora de almuerzo, hasta la clave de acceso de tu nuevo e-mail, así podrás consultar tu cuaderno cada vez que no recuerdes un proceso o algún nombre de persona, no te darás cuenta cuando ya no necesites de él.

Apóyate en tus compañeros: Es necesario que te tomes todo con calma y vayas poco a poco cumpliendo tus obligaciones, si necesitas ayuda, apóyate en tus compañeros y superiores, sobre todo en aquellos que desde un principio te abrieron las puertas y te ofrecieron respaldo.

Confía en tus capacidades: desde el primer día de trabajo, te recomendamos tener una actitud positiva y alerta para aprender. Tener confianza en que paulatinamente irá mejorando tu desempeño, ya que serás capaz de automatizar los procesos y tendrás la confianza suficiente para aportar y ser proactivo en el día a día. Demuestra que eres un buen elemento, hazlo de la mejor manera posible, pero no cambies tu forma de ser por agradarles a los demás.

Saluda a todos de la empresa: no esperes a que te saluden, recuerda que nadie te conoce. Sé el primero en decir “hola”, verás lo rápido que te comenzarán a identificar los colaboradores. Además, te verán como persona accesible y cordial.

“Las prioridades del primer empleo no deben ser el salario, sino que la experiencia y el aprendizaje, pues esto es lo que en un futuro dará frutos y te permitirá optar a mejores oportunidades”, destaca Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú.

Comentarios