¿Hemos pensado en la continuidad de nuestro negocio? – Engagement

1289

Por Andrea García Perry – MBA. Profesional en Desarrollo de Negocios con +15 años de experiencia en empresas locales y trasnacionales 

Esto nos lleva a un punto de replantearnos como estamos manejando nuestros negocios, si estamos siendo precavidos o pensando en asegurar nuestra continuidad ante la aparición de una situación no contemplada como es el caso del coronavirus en Perú.

Recuerdo haber estado de viaje por Europa a inicios de este año, y regresando a Perú a fines de febrero, ya se escuchaba sobre la pandemia a nivel mundial y todavía no había llegado a nuestro país, la magnitud no la conocíamos, tampoco el tiempo de duración y mucho menos el impacto económico, social y psicológico que nos dejaría, creo que hasta hoy todavía no lo tenemos del todo claro.

He podido ver de cerca como muchas empresas de amigos y familiares cercanos se reducían o cerraban debido a la falta de un plan de contingencia, sin un respaldo económico para afrontar la duración de la situación de cuarentena y emergencia que no dejaba operar algunos sectores y los que si podían no todos estaban preparados.

He visto gente y empresas reinventarse y pasar de ofrecer servicios a vender productos y viceversa, de ser especialistas en medicamentos a ofrecer material de protección médica y hasta pruebas Covid19, invirtiendo dinero ahorrado  o pidiendo préstamos y apostando por  la continuidad de su negocio, gente que decidió hacer que las cosas sucedan de manera diferente, que se arriesgaron por mantenerse a flote y mantener a su personal, cuidando no solo la economía de su negocio sino también la salud emocional de sus colaboradores. Admiro muchísimo esta clase de persona que no se da por vencida, que se vuelve más creativa en momentos difíciles y que siempre está dispuesta a sobrevivir y ayudar a los demás, es una característica muy marcada de nosotros  los peruanos.

Pero además de un plan económico las empresas necesitan conectar con su propia gente, potenciando la comunicación bidireccional entre decisores y operadores de manera interna y externa con un objetivo claro en común, logrando aumentar el engagement. Por eso el papel de los mandos altos y medios es muy importante en estos tiempos, los líderes debemos trabajar de manera pro activa y empática para asegurar la continuidad del negocio, dando el ejemplo y soporte necesario.

Una vez que se logra controlar la parte emocional y garantizar la seguridad laboral, nos debemos enfocar en la  permanencia y la continuidad. Resaltar las cosas que de alguna manera se vienen haciendo diferentes y que dieron buenos resultados para usarlas como un buen bestpractice y replicarlo en las demás zonas y mejorarlo,  reinventar la forma de vender, pasar de hacerlo de manera presencial a utilizar  las plataformas virtuales y tecnológicas que tenemos a disposición, para eso también debemos decidir cuáles vamos a usar y estandarizarlas, capacitar al equipo para que puedan lograr sus objetivos a corto y largo plazo, revisar y adecuar los procesos de la compañía como la logística, operaciones, despacho de manera que también podamos cumplir con nuestros clientes y así nuestro personal se sienta seguro en el nuevo ambiente de trabajo. Entonces, el objetivo es mantenerlos motivados y comprometidos con su trabajo y con la compañía.

En el contexto actual esto es muy beneficioso ya que no solo hablarán sobre la reinvención del negocio o la estrategia para mantenerla  a flote con orgullo, sino que quedará un precedente de cómo se  les proporcionó las herramientas necesarias ante tan  difícil situación, construyendo un legado y una cultura de mayor compromiso, esto conlleva a la mejora del ambiente laboral y contribuye al buen estado de la organización y cómo queremos ser vistos por los demás, nuestra reputación.


Sobre el autor:

Andrea García Perry
MBA. Profesional en Desarrollo de Negocios con +15 años de experiencia en empresas locales y trasnacionales de primer nivel del sector Farmacéutico, Cuidado Personal y Consumo Masivo. Enfocada en Desarrollo de Proyectos Comerciales y Equipos de Alto Desempeño, Licitaciones con el Estado, Planeamiento Estratégico, Negociaciones, Apertura de Mercados y Profesionalización de Procesos Comerciales. Capacidad de trabajo en entornos exigentes, equipos multidisciplinarios y bajo presión. Proactiva e innovadora. Liderazgo transaccional con principios éticos sólidos.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios