Gobierno promulga Ley de Seguridad y salud en el Trabajo

630

El Presidente de la República, Ollanta Humala, acompañado del Ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, Rudecindo Vega, promulgó la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, que significa un histórico avance a favor de salvaguardar la integridad de millones de trabajadores en nuestro país.

La norma hace de carácter obligatorio diversas medidas en las empresas, como elaborar un mapa de riesgos con participación de los sindicatos, confeccionar una Línea de Base del Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el trabajo, practicar exámenes médicos antes, durante y al término de la relación laboral, entre otras. Contempla también deberes como informar al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) todo accidente mortal de trabajo y cualquier otro tipo de situación que ponga en riesgo la vida, integridad física y psicológica del trabajador. Su incumplimiento genera la obligación de indemnizaciones a las víctimas o sus derechohabientes, en caso de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. En caso de infracciones, muerte o lesiones graves para los trabajadores o terceros, la pena será no menor de cinco años ni mayor de diez años. 

La Ley crea –por primera vez en la historia de la legislación laboral del país– un Sistema Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, Consejos Regionales de Seguridad y Salud y un Consejo Nacional de Seguridad y Salud, ésta última instancia máxima de concertación en materia de seguridad y salud con participación de representantes de los empleadores y trabajadores del país.

Empleo temporal y juvenil

Acto seguido, el Presidente firmó la creación del Programa Nacional para la Generación de Empleo Social Inclusivo TRABAJA PERÚ y el Programa Nacional de Empleo Juvenil JÓVENES A LA OBRA, a partir de una reingeniería de los programas de promoción de empleo temporal y juvenil del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.

El Programa Nacional para la Generación de Empleo Social Inclusivo TRABAJA PERÚ promoverá empleo digno y sostenido en poblaciones desempleadas y subempleadas de áreas urbanas y rurales en condición de pobreza y extrema pobreza; mientras que el Programa Nacional de Empleo Juvenil JÓVENES A LA OBRA promoverá la inserción de jóvenes de 15 a 29 años de edad de escasos recursos económicos al mercado laboral, a través de capacitaciones gratuitas.

A diferencia de otras experiencias, ambos programas promoverán empleo con sostenibilidad y de calidad en sectores excluidos de nuestra sociedad, así como capacitaciones estratégicas que coincidan con la demanda del mercado laboral, dejando atrás sesgos asistencialistas de corto plazo.

En este sentido se gestionará nuevas fuentes financiamiento que provengan de cooperación internacional y de donaciones, haciendo de la transparencia en la gestión una característica distintiva, al incorporar en los consejos directivos a representantes de organizaciones de los empleadores y trabajadores integrantes del Consejo Nacional del Trabajo.
 
 

Comentarios