Formación Profesional v/s Experiencia Laboral

781

Hace unos 10 años, contar con un título universitario bastaba para obtener un ascenso o ingresar a una empresa con una posición jerárquica importante. Más tarde, esto ya no era suficiente, y la realización de un postgrado, junto con cierta cantidad de años de experiencia, garantizaba una mejor oportunidad laboral.

En la actualidad, el mercado ha aumentado las exigencias educativas, lo que obliga a los profesionales a una formación continua desde temprana edad, pero con poca práctica. Esto trae como consecuencia que la formación profesional se desnivele con la experiencia laboral y genere grandes obstáculos a la hora de buscar empleo.

Ninguna es más importante que la otra, hoy en día es necesario realizar ambas actividades (estudio y trabajo) paralelamente. El tipo de especialización siempre debe ir acorde con tu experiencia y con lo quieras lograr en tu carrera profesional y los conocimientos que quieras profundizar.

Sin embargo, el estudio sigue siendo un aspecto básico en la mayoría de las ofertas de empleo. Pero las demandas están cambiando nuevamente, las empresas necesitan personas versátiles, que no sólo manejen un tipo de conocimiento, sino que además de finanzas, por ejemplo, sepan de marketing y posean habilidades comunicacionales. Mientras más destrezas poseas, más puntos tendrás para obtener la posición que quieres.

“Algunas universidades están comenzando a incluir la práctica como parte de su malla curricular, de manera que cuando salgan al mercado, sean profesionales más competitivos, seguros de sí mismos y posean las herramientas necesarias para poder competir por un empleo”, señala Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú.

La sobrecualificación

La antigua creencia a mayor formación, mayor posibilidad de progreso laboral, ha ido desapareciendo. Según el informe la OIT Tendencias Mundiales del Empleo 2013, la crisis ha obligado a millones de trabajadores a buscar un nuevo empleo, pero en muchos casos las calificaciones que los trabajadores poseen no son las mismas que los empleadores solicitan. Este desajuste se traduce en un incremento del desempleo y tiene repercusiones sobre todo en los jóvenes.

Además, el informe de la OIT muestra que en países como Estados Unidos o España, los trabajadores de los sectores de la construcción o de finanzas figuraron entre los primeros en ser afectados por la crisis a finales de 2008 y en 2009. Cuando personas de esos rubros perdieron sus empleos, se dieron cuenta de que los sectores que no habían sido afectados no necesitaban las competencias que ellos tenían.

“Se deseas mejorar o perfeccionar tus conocimientos, pero no cuentas con el dinero necesario para hacer un postgrado, busca cursos gratuitos que permitan especializarte. Asiste a congresos, seminarios y hasta ferias especializadas, lo importante es demostrar interés por aprender cosas nuevas, recuerda que al competir con otro candidato, todo suma”, agrega Velarde.

 

 

 

Comentarios