Estudio realizado en España indica que el 67 por ciento de los directivos no sabe cómo motivar a sus empleados

1040

La empresa de trabajo temporal Unique, perteneciente USG People, grupo europeo de Recursos Humanos del que también son miembros compañías como Start People, Secretary Plus, Sys y Profesionalia, ha realizado un estudio sobre la motivación en el entorno laboral. Del mismo se desprende que tan solo la mitad de los directivos (54 por ciento) cree que sus empleados están motivados. El 30 por ciento considera que no lo están y un 16 por ciento confiesa no poder ofrecer una respuesta clara.
 
 
“La motivación es uno de los factores que más directamente repercute en los resultados y en la productividad de los trabajadores y, por tanto, de las empresas”, comenta Javier Ayuso, director general de Unique en España. De aquí se desprende la importancia de lograr entornos laborales adecuados en los que los trabajadores se sientan satisfechos y orgullosos de su empleo y de su papel dentro de la organización. “Nos ha sorprendido ver que tan solo la mitad de los directivos cree que sus plantillas están motivadas, pero es más significativo aún que el 67 por ciento de ellos reconoce no saber o no conocer las fórmulas para hacerlo”, añade Ayuso.

En este entorno el coaching se presenta como una herramienta que puede ser la clave del éxito para muchas empresas. Se entiende por coaching a una serie de técnicas que ayudan a las personas (en el ámbito profesional o personal) a conocerse mejor a sí mismos y a desarrollar una serie de habilidades específicas como, por ejemplo, la capacidad de motivación o liderazgo. “El coaching introduce métodos de motivación profesional que permiten aumentar la productividad, mejorar el ambiente de trabajo y reducir el absentismo laboral”, apunta el director general de Unique.

Los directivos, mandos intermedios o incluso jefes de equipo, deben tener en cuenta algunas premisas a la hora de animar e incentivar a sus trabajadores:

Un trabajo motivador: el trabajador ha de sentirse útil y creativo, evitando los trabajos monótonos e insatisfactorios.

Comunicar los resultados: Si el empleado no conoce el fruto de su esfuerzo pensará que su trabajo no sirve de nada y se sentirá poco útil.

Desarrollo personal: Premiar el trabajo bien realizado a través de ascensos u otorgando más responsabilidades al trabajador.

Reconocimiento y estima: Si se valoran los resultados y el trabajo realizado, el trabajador se sentirá mejor, aunque los éxitos no hayan sido los esperados.

Por otra parte, un buen coach debe aprender que se necesitan otros valores que ayudarán a tener un equipo motivado, como escuchar las inquietudes de los miembros de su equipo; explicar los objetivos de un trabajo antes de que se lleve a cabo así como lo que se espera del responsable; mantener reuniones periódicas de control del trabajo o mostrar a los miembros del equipo que el trabajo del director también es importante.

Con el fin de contribuir al desarrollo de las habilidades de los responsables de equipos Unique ofrece en su página web www.unique.es un acceso directo y gratuito a la guía “Conviértase en un coach. Claves para motivar a sus colaboradores”. A través de este breve manual aportan algunas de las premisas que no deben olvidarse para tener un equipo motivado. 
 

Comentarios