Estos son los hábitos que generan discrepancias en los equipos de trabajo

2874

Cuando se trabaja en equipo hay ocasiones en que salen a relucir ciertos malos hábitos que empiezan a generar fastidio e incomodidad entre los miembros. Al principio puede que los colabores se limiten a no decir nada, pero si estas costumbres son recurrentes lo más probable es que acaben por explotar irritados y terminen odiando a ese miembro del equipo.

conflictos-en-un-equipo-de-trabajo

Si quieres saber cuáles son los hábitos más odiados por tus compañeros, Forbes ha elaborado un listado con algunas costumbres que es mejor evitar.

1.-Agredir a sus sentidos
Trabajar en una oficina compartida y escuchar música alta, en vez de usar unos audífonos desde luego es un hábito que va a generar irritación entre los otros miembros del grupo. Asimismo, llevar un perfume con un aroma demasiado intenso, comer alimentos que desprendan olores fuertes y molestos o mantener el escritorio siempre en completo desorden son malas hábitos que deben ser erradicados de inmediato, si se quiere mantener un buen clima laboral. Hay que tener en cuenta que cuando se trabaja en una oficina compartida hay que ser respetuoso con el espacio de trabajo.

2.- Vivir un drama continuo
Nunca falta el colaborador que le encanta vivir en un drama continuo, haciendo de los pequeños errores grandes problemas innecesarios. Si eres de los que tiende a hacer teatro por todo, aléjate de esa manía pues solo conseguirás invadir todo de energía negativa, generando que el equipo viva en disputa por temas irrelevantes.

Lo más acertado, es que si tienes algún problema te dirijas a la persona en cuestión y no gritarlo a los cuatro vientos.

3.- Defraudarlos o menospreciarlos
Un equipo de trabajo se caracteriza porque todos persiguen un objetivo común. Por ello, nunca debes menospreciar a tus compañeros. Si alguno ha cometido un error, evita hacerle sentir menos y no acudas donde tu superior para presentarle las quejas. Nuevamente, lo recomendable es hablar directamente con la persona en concreto y tratar de solucionar la pequeña disputa. Si el tema ha llegado a oídos de todo el grupo entonces lo mejor es hacer una reunión de equipo para encontrar una solución.

4.- Tomar a tu par como tu subordinado
En un equipo todos tienen el mismo rango. Así que si te adjudicas aires de superioridad lo más seguro es que acabarás siendo repudiado por tus compañeros.

5.- Comunicarse inadecuadamente
Cuando estás alterado, enfadado o estresado por lo general tiendes a comunicarte con el resto del equipo de una forma poco profesional, una actitud que molesta y mucho al grupo.

Cuando te encuentres en una situación como esta, lo mejor es que salgas a tomar un poco de aire fresco, ordenes tus ideas y te calmes para no cometer el error de dirigirte a las personas de una forma inadecuada. Lo principal es mantener al equipo equilibrado y estable.

Es importante cuidar la actitud con el equipo de trabajo, pues de lo contrario puede afectar la productividad del mismo.

Comentarios