España: Promover la actividad física entre los trabajadores mejora su salud y la rentabilidad de las empresas

726

El Consejo Superior de Deportes (CSD), un organismo que ejerce la actuación de la Administración del Estado en el ámbito del deporte, presentó ayer el estudio “Valoración Socioeconómica del Programa de Actividad Física para los Trabajadores de Mahou-San Miguel”. Se trata de un análisis de las actividades que la empresa ha realizado durante los últimos diez años para contribuir a mejorar la salud de sus trabajadores. 

Según ha determinado el CSD, el programa de Actividad Física de Mahou no sólo ha mejorado la salud, sino también la autoestima, la satisfacción personal, la conciliación y el ahorro económico de los trabajadores. Además, ha demostrado ser muy rentable para la empresa, ya que ha supuesto un incremento de la productividad y una disminución de bajas laborales, así como una notable mejora de la reputación. Mahou-San Miguel inició su programa para promocionar la salud en 2001, y desde entonces ha obtenido reconocimientos como el Premio Estrategia NAOIS 2010 y el Premio Internacional de Recursos Humanos Responsables que otorgan el Club de Excelencia en Sostenibilidad y la Fundación Adecco. 

Alberto Rodríguez-Toquero, director general del Grupo Mahou-San Miguel, se mostró muy agradecido de que el CSD haya considerado su programa como un ejemplo digno de estudio, y animó a otras empresas a realizar inversiones en el ámbito de la promoción de la actividad física, ya que “recogerán frutos enormemente valiosos a medio-largo plazo”. Asimismo, el subdirector general de Deporte y Salud, José Luis Terreros, declaró que "el estudio del CSD pretendía conocer los costes reales de este programa de actividad física y evaluar su retorno en términos económicos y en valores intangibles para la empresa, los propios empleados y la sociedad”. Para ello, se analizó al 90% de la plantilla de la cervecera y se comparó a los trabajadores activos con los que no lo son. De este análisis se extrajeron conclusiones como que el número de bajas por trabajador, la duración de las mismas y la pérdida de días al año es menor en los participantes del programa que en el resto de la plantilla. 

Los trabajadores activos en el programa perciben y valoran los beneficios que éste les aporta: el 94% ha notado una mejoría en su estado de salud y condición física; el 86% cree que su estado de salud psicosocial también es mejor; el 71% se nota más motivado y con una actitud más positiva en el puesto de trabajo; el 93% cree que es mayor su satisfacción personal, individual y autoestima y el 42% dice haber reducido el consumo de medicamentos. Por otra parte, para la mitad su esfuerzo personal para participar es limitado y el 46% considera el de la empresa como importante. 

Pero además, el programa es muy rentable para la compañía; mientras que el coste del mismo fue en 2010 de 220.842 euros, los beneficios obtenidos se situaron en 635.891 euros medidos, sobre todo, en indicadores como menor absentismo, mayor productividad y mejora en términos reputacionales. 

“El programa analizado representa un excelente ejemplo para las empresas españolas y su conocimiento y difusión se hacen ineludibles. Este estudio debería ser el punto de arranque de investigaciones académicas en el sector y de otras experiencias piloto”, concluye el subdirector general de Deporte y Salud. 

Comentarios