¿Es importante ser Asertivo en el trabajo?

842

Cada día nuestro trabajo nos impone retos y dificultades que tenemos que sobrepasar de la mejor manera, muchas veces no encontramos la alternativa correcta para hacerlo y nos vemos superados por el estrés o la angustia de la presión cotidiana. No hallamos las palabras ni las respuestas para llevar a cabo una tarea que se nos presenta como dificultosa.

Muchas veces intentamos buscar la mejor manera de responder a quien nos impone una tarea con la cual no estamos de acuerdo, o encontrar la opción ante una gama de posibilidades y poder comunicarlo de la forma correcta para ser escuchados y aceptados. Y ante ello no encontramos la vía, esto tiene una gran explicación y es simplemente que no estamos siendo “asertivos”.

La asertividad es aquel respaldo que hace posible el poder imponer de manera positiva nuestra posición y exhibir de una forma correcta nuestros argumentos y sentimientos. El ser asertivo es una habilidad prioritaria en el mundo laboral, y lo mejor de todo es que no se nace siéndolo, sino que se hace.

Desarrollar la asertividad permitirá contar con una herramienta fundamental para el ambiente laboral, porque ésta encierra otras habilidades como la confianza y la autoestima, ya que para tener la fuerza para imponer de buena manera, debo creer en mí. Esto claramente es una ventaja ante otras personas que pudiendo tener muchas otras capacidades, no logran ser asertivos al exhibirlas.

Para pedir un aumento de sueldo o un cargo mayor, solicitar menos carga laboral, denunciar un abuso laboral, y en muchas otras situaciones será necesario valerse de la asertividad; saber dónde, cuándo, cómo y por qué vamos a decir lo que diremos.

Muchas personas prefieren tomar una actitud más pasiva en este tipo de situaciones, porque creen que así evitarán conflictos con compañeros de trabajo o con los jefes; sin embargo, lo que desconocen es que hay conductas para llevar a cabo una conversación compleja, es decir siendo “asertivos” para manejarla.

Asimismo, es necesario que las personas que se encuentren en altos mandos, también sepan cómo y cuándo dar órdenes, solicitar explicaciones, etc. Es decir, en los momentos que requieran un mayor cuidado deben valerse de la asertividad para saber cómo abordarlos.

Para lo anterior será necesario que el respeto prime por sobre todas las cosas; ya que una vez rota la confianza con el empleado, es muy difícil volver a recomponerla y esto afecta directamente en que este último se vuelva menos motivado en su lugar de trabajo y, por ende, sea menos productivo.

En definitiva, el ambiente laboral está requiriendo constantemente, en todos sus componentes, gente capaz de abordar de manera adecuada las necesidades que se le presentan ante un contexto de dificultad, tanto jefes como subordinados necesitan ser asertivos para responder de la mejor manera. Incluso es una habilidad casi o tan importante que las mismas que entrega una carrera profesional.

En este sentido, Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú, recomienda que “cada vez que una situación laboral te sobrepase y no sepas cómo afrontarla, recuerda responderte las preguntas básicas: ¿qué pido o busco?, ¿cómo lo hago?, ¿cuándo es el mejor momento para hacerlo?, y ¿por qué lo requiero?, recuerda que las razones deben estar claras, si tú no crees en tu posición difícilmente lo creerá una segunda persona”.

Comentarios