En Perú, solo el 16% de trabajadores esta comprometido con su empresa

1008

Según un reporte de Gallup sobre el estado de los lugares de trabajo en el mundo, State of the World Workplace, indica que en Perú solo el 16% de trabajadores están comprometidos con su empresa, mientras que el 62% no lo está.

Para Freddy Kamt, director comercial del portal, implementar y desarrollar una cultura de Felicidad en el Trabajo, también contribuye sobremanera a la retención y reclutamiento de los mejores talentos, “porque promueve un mejor clima laboral que aporta interna y externamente a la reputación de una empresa, convirtiéndola en un lugar donde todos quieren trabajar”.

¿Qué debemos evitar para ser feliz en el trabajo?

  1. Compararse con los demás
    Hacerlo muchas veces nos lleva a enfocarnos más en lo que nos falta, que en aquello que se tiene, favoreciendo sentimientos de ansiedad o tristeza.
  2. No vivir en el presente
    Todo lo que anclamos en el pasado trae consigo nostalgia y todo lo que proyectamos en el futuro crea ansiedad. Por ello, es mejor vivir el momento y trabajar con lo que se tiene en el aquí y el ahora.
  3. Etiquetar o asumir
    Apresurarnos a dar un juicio sobre una persona o situación en base a lo que se cree o presume, puede llevarnos a tomar decisiones equivocadas y poco convenientes, además de no aportar positivamente a nuestras relaciones interpersonales.
  4. Enfocarse y/o quedarse en el problema
    Hacerlo no solo nos evita ver las fortalezas, lo cual nos ayuda a vivir en un estado positivo. También impide que podamos distinguir las oportunidades que vienen con cada inconveniente, como la posibilidad de aprender algo nuevo, de descubrir que somos capaces de vencer los retos, etc.
  5. Envidiar
    Sí, la envidia es un sentimiento natural, pero también muy tóxico para nuestra vida. Recordemos que la mente es como un disco duro que puede llenarse de `desperdicios´ si lo permitimos. En cambio, podemos elegir canalizar un sentimiento como este de otra manera, como por ejemplo, haciendo que eso que deseamos y no tenemos nos impulse a mejorar.
  6. Tomar oportunidades por miedo a perderlas
    Vivir pensando en que tenemos que tomar la oportunidad para evitar que se nos escape, nos aleja de las prioridades. Lo mejor es enfocarse primero en aquello que necesitamos concretar, en lugar de ir saltando de oportunidad en oportunidad. Ir por la vida persiguiendo oportunidades no hace feliz.
Comentarios