En América Latina y el Caribe hay 7 millones de jóvenes desempleados

659

“En la región el desempleo urbano afecta a 7 millones de jóvenes”, dijo recientemente el Director Regional de la OIT en América Latina y el Caribe, Jean Maninat, al participar en un Foro Unión Europea – América Latina y el Caribe sobre Cohesión Social que se realizó en Lima y está dedicado al desafío del trabajo decente para la juventud.

En sus conclusiones, el Foro detalló una serie de medidas que son necesarias para estimular la inserción laboral de los jóvenes en trabajos decentes y para asegurar que los sistemas de educación y de formación profesional les ofrezcan unas competencias adecuadas a las necesidades del  mercado de trabajo. El documento, que será presentado a la Cumbre Unión Europea – Latinoamérica y el Caribe que tendrá lugar en Madrid en Mayo del 2010, destaca la necesidad que estos esfuerzos en favor del empleo de los jóvenes sean asumidos por los poderes públicos y los actores sociales.

Maninat agregó ante el Foro que “todo parece indicar qie los jóvenes fueron los más afectados por la crisis que acabamos de vivir durante el último año”. De acuerdo con estimaciones de la OIT como consecuencia de la crisis unos 600.000 jóvenes se sumaron a las filas del desempleo.

La OIT presentó un documento de ‘Avance’ de su informe sobre “Trabajo Decente y Juventud” a la reunión que se realiza en la capital peruana, a la cual asisten Ministros y Viceministros del Trabajo de ambos continentes, así como representantes de organismos internacionales y de organizaciones sociales.

El documento dice que en la región hay 104 millones de jóvenes, y que:

 34% de los jóvenes solo estudia
 33% de los jóvenes sólo trabaja
 13% de los jóvenes estudia y trabaja
 20% no estudia ni trabaja

Por otro lado el documento dice que de acuerdo con las cifras disponibles, entre aquellos que si trabajan  apenas 10% tienen un contrato estable, 35,1% tienen seguro de salud, y 32,5% está afiliado a algún sistema de pensiones.

“Estas cifras son reveladoras y preocupantes”, planteó Maninat ante el Foro y advirtió que las evidencias sobre alto desempleo e informalidad ponen en evidencia que “el trabajo decente de los jóvenes es una asignatura pendiente que ya existía desde antes de la crisis”.

“Estamos frente a un desafío político”, añadió el representante de la OIT, quien consideró especialmente preocupante la proporción de 20% de jóvenes que no estudia ni trabaja. “Cuando cunde el desaliento y la frustración entre estos jóvenes no sólo se hipoteca el futuro, sino que se hace más difícil la estabilidad de nuestras sociedades e incluso la representatividad y gobernabilidad democráticas”.

La OIT destacó que durante la crisis el desempleo pudo haber sido mayor, pero la tasa estuvo contenida en parte porque no hubo un aumento en la tasa de participación laboral, debido al desaliento experimentado por muchos trabajadores ante la imposibilidad de encontrar ocupación. “Las principales víctimas del desaliento fueron los jóvenes”, dijo Maninat.

El estudio de la OIT dice que los datos recopilados hasta ahora indican que en la mayor parte de la región disminuyó la tasa de participación de los jóvenes en la fuerza laboral, mientras que la de los mayores de 25 en general se mantuvo estable.

“Después de la crisis la situación es apremiante. Ahora es necesario invertir en la creación de empleo la misma voluntad política e inventiva que se utilizó para salvar al sistema financiero”, agregó el Director Regional de la OIT.

Recordó que la OIT ha puesto a disposición de los países un Pacto Mundial para el Empleo, aprobado por representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores, que contiene un portafolio de medidas para buscar que la recuperación económica produzca más y mejores empleos.

“Casi todas las medidas recomendadas en el Pacto Mundial tienen una repercusión importante sobre la situación de los jóvenes”, concluyó Maninat.

Comentarios