El trabajo desde casa no aprueba en productividad

698

Las reducciones de plantilla y la búsqueda de una mayor rentabilidad por parte de las pequeñas y medianas empresas, están dando lugar a un notable aumento de los trabajadores desde casa. Aunque ésta puede parecer una opción popular tanto para la empresa como para el trabajador, la realidad es bastante diferente y según los resultados de un estudio global de Regus, se pueden identificar hasta 15 problemas diferentes que suponen un obstáculo para que el trabajo desde casa resulte productivo.
 
El estudio, basado en entrevistas a más de 24.000 responsables de empresa en 90 países, destaca que según el 46% de los españoles, el principal inconveniente del trabajo desde casa es la interrupción de las llamadas de trabajo por parte de los niños, familia o mascotas. A esta molestia le sigue la falta de concentración en asuntos laborales (según el 44%) y la necesidad de tener que prestar atención a los niños y a la familia (36%).
 
Según el estudio, los trabajadores españoles también señalan problemas relacionados con la salud. Un 16% se queja de una mala postura debido a una disposición inadecuada del mobiliario, resultado de trabajar en oficinas improvisadas en casa. Asimismo, carecer de una superficie de trabajo adecuada también supone una problemática para los que trabajan desde casa, según el 31% de los encuestados. Estos factores, unidos a las deficientes conexiones a Internet y la falta de acceso a equipos de oficina, lastran los niveles de productividad de las personas que trabajan desde casa.

Además de los resultados del estudio, hay informes que muestran que las personas que trabajan desde casa se sienten solas, aisladas[1] e incomunicadas de los compañeros. Y es que según estudios realizados, el tiempo de contacto directo en la oficina juega también un papel importante para ayudar a que los trabajadores consigan un ascenso y no se suele tener en cuenta a las personas que trabajan desde casa, incluso en empresas que fomentan de forma activa que el personal trabaje desde casa, al menos ocasionalmente.
 
Olivier de Lavalette, director de Regus en Europa del Sur, señala: "Los empleados suelen estar deseosos de beneficiarse de prácticas de trabajo flexibles, para evitar largos desplazamientos y trabajar las horas que más les convengan, y así mejorar su conciliación entre la vida laboral y familiar. Pero lo cierto es que trabajar desde casa puede afectar la concentración y productividad, y los resultados de este estudio sugieren que un entorno profesional cerca de casa es preferible al trabajo desde casa, tanto para aliviar la presión del entorno familiar, como para proyectar una imagen profesional y mejorar la productividad en general".

 
 

Comentarios