El estrés laboral, un fenómeno que va en aumento

607

El estrés laboral es un fenómeno cada vez más frecuente y que está aumentando en nuestra sociedad, principalmente por las altas demandas y exigencias de los trabajos. Esta situación no sólo afecta en el rendimiento laboral, sino que trae consigo consecuencias negativas a diferentes ámbitos, ya sea familiares, sociales, pero por sobre todo trastornos físicos.

En palabras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el estrés laboral es una “enfermedad peligrosa para las economías industrializadas y en vías de desarrollo; perjudicando a la producción, al afectar a la salud física y mental de los trabajadores”

Una gran variedad de estudios han logrado identificar algunas de las enfermedades relacionadas al exceso de trabajo, llegando a más de dos mil afecciones relacionadas a este contexto. En una encuesta realizada por Trabajando.com Perú en el 2014 a más de 2.000 personas, a la hora de preguntarles qué enfermedades han presentado debido al exceso de trabajo, el estrés se situó en el primer lugar, quedándose con el 41% de las votaciones.

El estrés aparece cuando las exigencias del entorno superan la capacidad del individuo para hacerlas frente o mantenerlas bajo control, es ahí cuando éste entra en un estado de tensión física y psicológica que se relaciona con multitud de problemas para el trabajador y para la organización en la que desempeña su labor.

En una encuesta europea, llevada a cabo por EU-OSHA (Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo), las causas de estrés laboral más mencionadas fueron la reorganización del trabajo o la precariedad laboral (72 % de los encuestados), las largas jornadas laborales o una excesiva carga de trabajo (66 %) y sentirse intimidado o acosado en el trabajo (59 %).

El estrés es una respuesta fisiológica natural del ser humano que actúa como mecanismo de defensa para hacer frente a situaciones tensas y que presentan un alto nivel de exigencia o amenaza. El problema es cuando esta respuesta natural del organismo se activa en exceso y no es controlada.

Principales causas del estrés laboral

  • El aumento excesivo de la carga de trabajo.
  • Las malas relaciones interpersonales en el trabajo.
  • La falta de autonomía y capacidad de decisión en el puesto.
  • La falta de oportunidades de desarrollo profesional.
  • El desequilibrio entre nuestro nivel de esfuerzo y las compensaciones por nuestro trabajo.
  • Escaso apoyo por parte de compañeros y superiores.
  • Largas jornadas laborales.

Un reciente informe de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo identifica como factores de riesgo emergentes:

  • El aumento de la inseguridad respecto al trabajo (p. ej. nuevas formas de contratación).
  • Las implicancias derivadas del envejecimiento de la población activa.
  • La intensificación del trabajo.
  • Las fuertes exigencias emocionales en el trabajo.
  • La falta de posibilidades para conciliar el trabajo y la vida personal.

“No todas las personas reaccionan ante el estrés laboral de igual modo, así como tampoco es regla que un factor que haya generado estrés en un trabajador provoque lo mismo en otro o con la misma intensidad. Cada persona afronta estas situaciones de diferentes formas”, señala Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú.

Trabajando.com te entrega algunos tips para combatir el estrés laboral:

  1. Programa tu día: planifiquemos nuestros horarios de manera que no tengamos que andar corriendo todos los días, esto te ayudará a disminuir tu ritmo habitual. Una buena medida es hacer un check list de las tareas a primera hora del día. Una reunión que te tome por sorpresa aumentará el estrés.
     
  2. Establece prioridades: si te atrasas con las cosas verdaderamente importantes, estas además de aumentar tu nivel de estrés, te meterán en líos.  No te distraigas con tareas que puedes dejar para otro momento.
     
  3. Que el trabajo no absorba tu tiempo familiar: compartir con nuestros seres queridos es una muy buena medicina que puede disminuir el estrés, las conversaciones y la comunicación con ellos nos distrae de las malas situaciones que hemos pasado.
     
  4. Realicemos actividad física al menos 3 veces a la semana: Elige la actividad que más te guste y puedas realizar según tu rutina diaria. Puedes caminar, andar en bicicleta, nadar, bailar. El ejercicio físico alivia la tensión mental y física. Está comprobado que la actividad física disminuye los riesgos de depresión y pérdida de la función mental.
     
  5. Dormir lo suficiente: los expertos recomiendan dormir entre 6 a 8 horas diarias, esto permite rendir mejor en el día.

Velarde agrega, “existen algunos patrones que indican cuando una persona podría estar siendo afectada por el trabajo, como por ejemplo llevarse labores para la casa constantemente, no tener tiempo para descansar o dejar de lado a la familia los fines de semana. Sin embargo, el principal indicador de estrés es cuando, habiendo terminado la jornada laboral, no podemos disminuir la ansiedad del trabajo ni mucho menos dejar de pensar en los asuntos laborales”. 

 

 

Comentarios