El arbitraje laboral despierta algunas controversias entre laboralistas

737

El uso generalizado de la facultad de “atenuar” la propuesta de sindicatos o empresas, en una negociación colectiva -una vez sometidas a un tribunal arbitral laboral-, no es excepcional, por lo que se está socavando el sistema de arbitraje laboral, alertó Felipe Gamboa asociado del estudio Miranda & Amado Abogados.

Detalló que un informe realizado por esta firma indica que, de una muestra de 49 laudos arbitrales, en un 98% se observan “atenuaciones” a la propuesta del sindicato o de la empresa, realizadas por los árbitros.

Gamboa explicó que nuestro sistema de arbitraje es el de elección de una propuesta final. Ello significa que el rol del árbitro se debe limitar a elegir la mejor propuesta entre las dos presentadas por parte del sindicato o la empresa, puntualizó.

Desnaturalización

No obstante, agregó, lo que viene ocurriendo es una desnaturalización de ese sistema de arbitraje, y es un desincentivo a sindicatos y empresas a ser razonables en sus alternativas de solución.

Ya no existe el temor de que la peor propuesta se rechazará, cuando solo existe la posibilidad de adoptar una alternativa de manera integral, aseguró.

No obstante, la “atenuación” en las decisiones arbitrales, es algo natural, sostuvo el laboralista y árbitro Alfredo Villavicencio.

Es difícil que exista la unanimidad absoluta en un tribunal que está compuesto por tres expertos, añadió.

Así, dijo, la lógica del arbitraje laboral es que el tribunal no puede hacer suya una propuesta, sino debe optar por una de ellas, no puede mezclarla ni hacer una propia, anotó.

Razón objetiva

Pero luego de elegir una de las propuestas, generalmente, se entiende que existe una razón objetiva para atenuar la propuesta elegida, ya que es un arbitraje de equidad, aseveró.

Explicó que en un arbitraje de equidad no se está a favor de manera absoluta con una propuesta, sea del sindicato o la empresa. Sino que los árbitros tienen el derecho a considerar algunos elementos que los lleven a atenuarla.

Sin embargo, una de las razones por las que se acoge una de las propuestas en materia laboral es porque solo la empresa o el sindicato conoce mejor la realidad económica del negocio, observó el laboralista Germán Lora.

Por su parte, Jaime Zavala, árbitro laboral, indicó que se toman decisiones arbitrales, en su mayoría, que no necesariamente analizan la realidad económica empresarial.

 

Fuente: Diario Gestión

 

Comentarios