El 89% de empresas señala que fiscalizaciones no son imparciales

571

Existen grandes dificultades para obtener información en el sistema de inspección laboral, en donde el secreto parece ser el elemento fundamental, criticó Fernando Elías Mantero en el VI Congreso Nacional de Derecho del Trabajo organizado por la Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social (SPDTSS).

Elías Mantero, uno de los más destacados laboralistas del país, realizó una encuesta a 100 empresas y cuyo resultado muestra que solo el 11% considera que las inspecciones son imparciales y 89% estima que las autoridades resuelven de manera subjetiva.

Refirió que el sistema de inspección tiene como único protagonista al inspector de trabajo, y la empresa no puede defenderse.

Esta falla del sistema también se traslada al proceso judicial, donde la empresa apela sanción impuesta por el Ministerio de Trabajo (en el proceso judicial contencioso administrativo), ya que tampoco se accede a las pruebas por las que el inspector concluye que hay la infracción que se cuestiona, detalló.

Elías Mantero criticó que quien propone y aplica la multa pertenece a una sola entidad, la Sunafil. “No se puede ser juez y parte en causa propia”, aseguró.

Otro aspecto que cuestionó es la reserva (secreto) que alegan los inspectores cuando la empresa solicita datos sobre la denuncia, ya que, según el experto, solo es aplicable a la identidad y domicilio del denunciante, y no del contenido de la denuncia. Es decir, por ejemplo, cuando un sindicato plantee la denuncia no está sujeto a esa reserva, dijo.

Inspección

Las actuaciones inspectivas son previas al procedimiento sancionador y en ellas no se aplican las reglas del derecho de defensa de las empresas, añadió el especialista.

“Toda persona sujeta a una investigación debe ser, por lo menos, notificada de lo que se está investigando para desarrollar su defensa”, pero eso no ocurre en las inspecciones laborales y sí en las tributarias (Sunat), dijo.

Más aún, cuando existe un reclamo de las empresas, los inspectores suelen interpretar ello como una obstrucción a la inspección e inician otro procedimiento sancionador.

Otro aspecto cuestionable en el sistema de inspección laboral, opinó, es que el requerimiento (que es un mandato para que la empresa corrija las infracciones laborales detectadas) no puede apelarse, lo cual también afecta el derecho de defensa de la empresa.

 

Fuente: Diario Gestión

 

Comentarios