El 78% de los peruanos ha renunciado alguna vez a un trabajo

841

Me gusta lo que hago, pero no me gusta el lugar donde trabajo", “Siento que lo que hago en mi empleo no es valorado”, “Mi renta es muy inferior a la del mercado laboral”… ¿Te suena familiar?

La renuncia a un empleo suele ser un tema complicado cuando nos toca una situación por el estilo. En general, puede suceder que estemos bien en un empleo, pero nos surja una mejor posibilidad laboral desde el punto de vista económico o desde lo profesional en cuanto a la tarea que estaríamos desarrollando en uno y otro empleo.

Para descubrir cómo los peruanos dan este paso, es que Trabajando.com realizó una encuesta a más de 2 mil personas, de las cuales el 78% ha renunciado alguna vez a un trabajo, y el restante 22% nunca lo ha hecho.

El 41% de quienes han renunciado alguna vez a su trabajo, lo hicieron por tomar la posibilidad de un nuevo empleo con mejor salario y contrato laboral, el 40% por la posibilidad de mejorar su nivel intelectual, como un nuevo cargo, nuevos retos laborales, etc. Un 11% lo hizo por su mala relación personal que tenía con sus jefes y/o compañeros de oficina y finalmente un 10% por estrés y salud.

Para los peruanos parece ser importante terminar en buenos términos al dejar un trabajo, ya que el 64% de ellos al momento de renunciar así lo hizo, el 29% señala haber dejado grandes compañeros, colegas y amigos, para el 4% de los encuestados lo dejó en malos términos y para el 3%, haber dejado en buenos o malos términos su trabajo no tuvo importancia.

Del 22% que nunca ha renunciado a su trabajo, el 52% asegura que de hacerlo, lo haría por la oferta de un nuevo empleo con mejor salario y contrato laboral, el 21% por la oferta de un empleo con mejor ambiente laboral, el 12% por un nuevo cargo e interesantes retos en otra compañía, un mismo porcentaje por estrés y salud y un 3% por la mala relación que pueda tener con sus compañeros y/o jefes.

De renunciar, el 79% de quienes nunca lo han hecho, se irían de la compañía en buenos términos, el 18% por la puerta grande y el 3% de mala manera.

Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú, señala que “no es lo mismo quien renuncia porque tiene una mejor opción, que quien lo hace porque en donde se encuentra se siente muy mal por diversas razones. Éstas pueden ser, por ejemplo, que no le estén compensando satisfactoriamente su trabajo, tanto económicamente como desde el punto de vista del reconocimiento que pueda estar recibiendo por su tarea; así como por el placer que pueda sentir por las tareas que realiza, o simplemente por el disgusto de estar en un mal ambiente laboral o tener malas relaciones con los compañeros. Cualquiera que sea el motivo, al momento de tomar la decisión habrá que tener todo el panorama claro”.

Velarde agrega que “finalmente, uno pasa más tiempo en el trabajo que en su propia casa con sus seres queridos, de ahí la importancia de sentirse feliz y motivado con lo que realizó día a día, para que de este modo la tarea se haga más entretenida y llevadera, lo que seguramente se traducirá en una mayor motivación y mejores resultados”.

Comentarios