El 60% de trabajadoras valora la flexibilidad laboral

1030

Según estudio reciente de la encuestadora Gallup, se determinó que los empleados que habían cambiado de compañía o pretendían cambiar lo hacían buscando poder desarrollar sus talentos, conseguir mayor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, buscar mayor estabilidad y seguridad laboral.

Según el análisis, los hombres y las mujeres tienen las mismas prioridades a la hora de decidirse por un empleo, la diferencia radica en que para las mujeres estas prioridades tienen mucha más importancia. El 61% de las empleadas creía muy importante encontrar un trabajo que les permitiese manifestar mejor sus habilidades. De parte de los hombres solo el 55% pensaba de esa forma.

Las trabajadoras buscan el equilibrio entre su vida laboral y personal. Es muy importante para el el 60% de las empleadas conciliar vida laboral y la personal. Sin embargo, los colegas masculinos sólo en 48% manifestó a los encuestadores ese anhelo.

Las empresas que tienen horarios flexibles o que permiten a los trabajadores realizar sus trabajos desde casa son las más atractivas para las mujeres. Algunas empleadas prefieren estas compañías pensando en atender a sus hijos y otras porque planifican ser madres.

Las diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la estabilidad y seguridad laboral no es tan llamativa. Ambos sexos le dan una gran importancia a este aspecto, el 52% de las trabajadoras y el 50% de los trabajadores perciben la estabilidad como algo de vital importancia a considerar en un nuevo empleo.

A la pregunta si el dinero era uno de los aspectos en los cuales pensaban cuenta a la hora de cambiar de trabajo, el 43% de los empleados masculinos expresó que era muy importante frente al 39% de las colegas femeninas.

Sin embargo, la marca, la reputación de la empresa donde trabajarán es vital para el 39% de las mujeres. Las empleadas consumen calidad laboral. Mientras sólo para el 33% de los hombres la marca de la compañía es fundamental a la hora de escoger el puesto de trabajo.

Fuente: América Economía

Comentarios