El 31% de las madres peruanas se han sentido discriminadas en su lugar de trabajo

696

Se acerca el día de la madre y Trabajando.com realizó una encuesta a más de 2.500 personas para saber qué opinan las peruanas respecto a la participación que deben tener las madres en el ámbito laboral.

El rol de las mujeres ha cambiado, hoy no sólo son dueñas de casa y cuidan a sus hijos, si no que desarrollan múltiples labores, trabajan, son jefas de hogar y madres de familia, en gran medida, porque el entorno se los exige y porque sus ingresos son cada vez más importantes y necesarios en el hogar. Y así quedó en evidencia, ya que según el sondeo, un 61% de las mujeres trabajadoras, son madres, mientras que un 39% dice no serlo.

En la actualidad, es común encontrar al otrora sexo débil en cargos directivos, ya no son puestos exclusivos de los hombres y esto porque no sólo han demostrado gran profesionalismo, sino que además cuentan con competencias blandas exclusivas y que las organizaciones requieren. A pesar de lo anterior, y aunque el 69% de las madres encuestadas dicen no haberse sentido discriminadas en su empleo por su condición de madre trabajadora, un 23% de las mujeres asegura haberlo sido y de parte de sus jefes, un 5% por sus pares, un 2% por el directorio y un 1% por sus empleados, lo que deja en evidencia que aún vivimos en una sociedad machista.

Las empresas tienen como desafío comprender y fomentar las facilidades para las madres, por ejemplo con flexibilidad laboral, de manera que puedan cumplir los múltiples roles que la sociedad les demanda hoy.

Sin embargo, según el sondeo, esta práctica no parece ser muy común, ya que el 63% de las encuestadas asegura que no recibe ningún beneficio por ser madre que trabaja, mientras que un 22% asegura recibir beneficios y estar muy agradecida de ellos, un 13% dice recibir un par, pero que definitivamente deberían ser más y finalmente un 2% dice recibir, pero que no le interesan esas diferencias entre sexos.

No es fácil ser madre, dueña de casa y tener un trabajo fuera de ella a la vez y así lo dejan en claro el 64% de las encuestadas, quienes aseguran que lo más difícil es el poco tiempo que tienen para compartir con sus hijo(s), el 19% dice que es confiar en quiénes cuidan de sus hijo(s) mientras ellas no están, un 11% dice que es la mala relación que existe entre lo que hacen y lo que les pagan y finalmente, un 6% dice que es el descuido de los quehaceres del hogar.

Por otro lado, tener la propia independencia de ingresos parece ser lo más gratificante en una madre trabajadora, y así lo deja en evidencia el 59% de las madres peruanas, quienes aseguran que poder costear los gastos que requieren sus hijo(s) es lo más gratificante, mientras que el 28% dice que es tener la independencia económica, un 11% dice que es ganarse el respeto de su familia y amigos, y finalmente, sólo un 2% opina que ganarse el respeto de sus compañeros de oficina es lo más gratificante.

 

A la última pregunta, si pudieras, ¿te gustaría dejar de trabajar para dedicarte al cuidado y educación de tus hijos? Un gran 69% asegura que le gustaría y sólo un 31% dice lo contrario.

“Cumplir con las exigencias laborales y domésticas produce sin duda cansancio, fatiga y muchas veces mal humor; esto no es signo de debilidad o incapacidad, sólo hay que entender que la calidad de vida está relacionada con compartir, disfrutar, sentirse satisfechos (padres e hijos), establecer una buena relación y conocer a las personas que estén a nuestro alrededor, tanto a los compañeros de trabajo, a nuestras parejas y definitivamente a nuestros hijos. La mujer es muy capaz de ser ambas cosas”, señala Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú.

 

Comentarios