Diez cosas que no se deben decir en la fiesta de Navidad del trabajo

662

Las próximas celebraciones navideñas ofrecen una gran oportunidad para
hablar, mezclarse con los compañeros de trabajo, etc., pero, de todas
maneras, debemos andar con cuidado de que estas reuniones no se giren
en nuestra contra. Stacey Carroll, profesor de Western Washington
University, recuerda que "no importa lo divertido que sean tus
compañeros. Tu familia y amigos tienen a perdonar nuestros deslices,
pero en el trabajo es diferente".

Un desliz en la fiesta de Navidad de la empresa puede permanecer
durante toda la vida laboral del empleado. De hecho, nueve de cada
diez ejecutivos afirman que las "payasadas" de los trabajadores en
estas fiestas pueden afectar a las perspectivas de un empleado, según
una encuesta de Grupo Creativo. Asimismo, el 14% de los empleados
confirman que conocen a alguien que ha sido despedido como
consecuencia de su mala conducta en una fiesta, según otro informe de
Adecco.

Diez cosas que no decir en la fiesta de Navidad del trabajo

  1. Me encanta la barra libre. El error más grande que la mayoría de la gente hace es beber demasiado. La recomendación es limitar este consumo a dos bebidas. Carroll recuerda que "con cada trago, las habilidades disminuyen y se pueden decir cosas que al día siguiente se lamentarían".
     
  2. La comida apesta. La empresa no se ha gastado dinero. Hay que evitar ser negativo en la fiesta. No necesitas ser conocido en la oficina como el quejica o el llorón. Hay que mantener la actitud positiva. "Este es un evento festivo por lo que incluso si el lugar es estrecho, la comida es horrible y la música es mala, dibuje una sonrisa en la cara y muestre su alegría", aconseja Arden Clise, consultor de negocios.
     
  3. Jefe, no eres tan idiota como pensaba. Esta frase puede parecer divertida en el momento, pero a la mañana siguiente pierde su gracia. Al día siguiente, el jefe sigue siendo el jefe. Por lo tanto, hay que ser respetuoso con los superiores, y con los compañeros.
     
  4. Oye ¿qué hay de los números del tercer trimestre?. Hay que tener en cuenta que los empleados se pasan más de 40 horas en el trabajo, así que en muchas ocasiones es la única cosa que tienen en común entre ellos. De todas maneras, en estas fiestas hay que tratar de mantener la conversación de trabajo oculta. Se trata de compartir historias, averiguar qué les interesa a los demás trabajadores, qué hacen fuera de la oficina, etc.
     
  5. ¿No era la extra de Navidad de este año una agradable sorpresa?. No importa si hablas con superiores, compañeros o subordinados, no se debe hablar de pagas, bonos, aumentos, etc. en esas celebraciones. Además, no sabes a quien se le ha subido el sueldo y a quien no.
     
  6. ¿Te acuerdas de Pedro? Dejó de trabajar para nosotros y se fue a la competencia. En este mismo sentido, hablar de cómo la competencia está pagando a sus empleados es arriesgado, "sobre todo en las fiestas, donde todas las paredes tienen oídos".
     
  7. ¿Se enteró de todo el asunto Laura-Andrés? ¡Oh, cómo nos gusta el chisme de oficina! Especialmente cuando se trata de un romance de oficina. Pero, simplemente, no lo hagas.
     
  8. ¿Quién es más caliente: Ana o Maribel? Puede parecer algo inofensivo, pero corremos el riesgo de coleccionar demandas sexuales. Todos somos humanos, así que mejor que estos comentarios sean un monólogo interior y no un discurso exterior.
     
  9. No sabía que eras tan buena. La ternura ante un compañero que se verá al día siguiente y al otro, y al otro, debe ser comedida. Cuando tus compañeros empiecen a parecerte atractivos, es hora de irte a casa.
     
  10. ¡Renuncio! No hagas gala ni te muestres demasiado desesperado ante la inminente llegada de las vacaciones. Debes pensar en la fiesta de la oficina como en una gran reunión informal, donde las personas se visten con ropa de lujo. Si no gritarías al cielo ¡vacacionessss! en una reunión personal ¿por qué lo harías en una empresarial? 

 

Comentarios