Descubre los parásitos laborales de tu empresa

893

Ya sea en el negocio o la oficina, podemos encontrar a personas capaces de echar por tierra cualquiera tipo de emprendimiento y destruirlo.

Por ello, hay que aprende a identificar y a esquivar a estos parásitos laborales. Hay que abrir bien los ojos… ¡nunca se sabe por dónde pueden aparecer!

Los halagadores

Si hay personas que constantemente halagan sin fundamento, lo recomendable es ignorarlos. Y es que este tipo de opiniones y lisonjas a lo “felpudini” no ayudan en nada a la competitividad del empleado eficiente.

Los chismosos

Son aquellos especialistas en dar a conocer todo tipo de rumores y chismes. Un hábito que perjudica la atmósfera laboral y la buena empatía entre los compañeros de oficina.

La solución para este tipo de parásitos es ignorarlos y nunca confiarles algún tipo de información sobre la empresa.

Los vegetales

Son los que son apáticos e indiferentes cuya enfermedad congénita no debe contagiar a los demás trabajadores. Este tipo de parásitos laborales difícilmente se acoplarán a un modelo horizontal de tipo empresarial donde las decisiones la toman todos.

Los pesimistas

Seguramente ya se tiene una idea de quiénes son: son los que ven siempre el vaso medio vacío y son incapaces de descubrir nuevas oportunidades y modelos de negocio. Son un completo cero a la izquierda.

Los estresados

Son un verdadero saco de nervios con brazos y piernas. Se les puede distinguir caminando de un lado a otro como pavos sin cabeza donde solamente aportan desorganización y caos.

Los ineficientes

Son el tipo de parásitos que necesitan de muchísimas horas para terminar su trabajo. Ya sea porque son vagos o falta de capacidad, este tipo de empleados no les conviene a nadie.

Los desactualizados

Son los que adquirieron su formación profesional hace quizás décadas, pero que no han sido capaces de actualizarse ni capacitarse para trabajar eficientemente en su actual empresa.

En tu caso, ¿has tenido la oportunidad de trabajar con este tipo de empleados?

 

 

Comentarios