Deporte, Empresa y Alto Rendimiento

700

En los tiempos que corren, con la acelerada y estresante vida que llevamos, todos tenemos una pasión: un deporte que nos obsesiona, y que es tomado como una vía de escape y descarga de tensiones

Su progresivo aprendizaje, produce el desarrollo de habilidades físicas y mentales, las cuales configuran nuevas maneras de actuar y vivir en el mundo. El avance de la tecnología, el marketing y la publicidad, ha llevado al deporte a un crecimiento multilateral, donde ya no se lo considera una práctica para pocos.

El deporte nos atrapa, donde cada partido es una situación diferente, un desafió nuevo contra el rival y contra uno mismo. Es una competencia sábado a sábado, jugada a jugada, enfrentando los conflictos que suceden tanto en un partido como en la vida misma, llegando a una comparación donde podemos decir que se juega de acuerdo a como se vive.

El deporte es una actividad que descubre al sujeto en todas sus particularidades, donde se exterioriza la personalidad y características del jugador a través de su conducta percibiendo actitudes y valores como por ejemplo: su habilidad de decisión y respuesta, capacidad de espera y tolerancia al error, voluntad y esfuerzo, metas de superación diarias, angustia escénica, focalización en la tarea, si juega para sí o para la mirada y el reconocimiento de los demás, entre algunas de ellas.

Siendo la psicología una ciencia que estudia la conducta del individuo en situación y en relación, y dado a la gran influencia que han comenzado a tomar estas habilidades psicodeportológicas, la psicología junto al management, han llegado a formar un paralelismo entre deporte y empresa. Se ha descubierto que existen rasgos y actitudes en común entre deportistas, y las conductas deseadas por la empresa en relación al rendimiento.

En ambos casos, se encuentra un alto grado de motivación centrado en objetivos, un estado psicofísico que da lugar a un alto poder de concentración y atención volitiva, donde grandes jugadores y ejecutivos, a pesar de estar continuamente sometidos a situaciones estresantes que provocan tensión y presión, pueden seguir enfocados en un solo objetivo: ganar.

De ahí, que se haga una paralelismo entre empresa y deporte. En el trabajo diario, se observa como se maneja ese empleado en el ámbito laboral. Igual que en el deporte, se sale a competir con empleados y empresas manejando las mismas habilidades: capacidad en resolución de problemas, comunicación, toma de decisiones, visualización y creatividad, focalización de la energía en lo que se quiere lograr, misión visión y trabajo en equipo, liderazgo. 

Sobresale la responsabilidad y el coraje ante cada acción, cada jugada, cada pase, donde el error es sinónimo de aprendizaje y no de humillación, vinculado a la formación de una gran autoestima y sentimiento de sí. 

Los psicólogos del deporte, estamos comenzando a ser convocados por empresas, donde se dictan clínicas del deporte aplicadas a las empresas, y donde se implementan recursos y herramientas destinados a las necesidades especificas de las compañías. Allí se equiparan los conceptos organizacionales, a los fundamentos de la ciencia de la psicología de alta competencia. 

Eventos de este tipo surgen como respuesta a una necesidad de los departamentos de Recursos Humanos de buscar fórmulas que permitan motivar, o desarrollar ciertos aspectos que las organizaciones demandan o necesitan reorganizar. Tal es así, que últimamente las grandes compañías, están incluyendo en la búsqueda de personal postulantes que hayan practicado algún deporte (individual o grupal), condiciones ligadas a personas acostumbradas a resistir situaciones de presión y estrés, como así mismo a manejar aspectos mentales y emocionales del juego.

En cuanto a los deportes grupales como el rugby,futbol, polo, hockey, etc, aportan la información de empleados habituados al trabajo grupal e interpersonal donde competir, mas allá de los resultados, también implica el coraje, la fuerza y la garra que los exige a ser cada vez mejores. Partido jugado o contrato cerrado, ya se estará pensando en el siguiente desafío. Ganar será la consecuencia de personas o equipos, que acepten los problemas o conflictos como una manera de medirse, y cuanto mayor sean éstos, mayor será la fuerza y potencia en superarlo. 

En la mayoría de los currículum vitae, se ha comenzando a incluir información acerca de deportes realizados por los postulantes. Así, entre la formación académica y la experiencia laboral, se considera un beneficio extra, poseer experiencias deportivas para ser aplicadas a la empresa, y cuando se debe decidir entre dos o más candidatos, se decide por el deportista.

Por ejemplo, en Estados Unidos, es un valor agregado el poseer en golf un bajo handicap para acceder a algún alto cargo en alguna compañía, ya que ser un “buen deportista” demuestra con naturalidad su personalidad, el desarrollo de una eficiente comunicación verbal y corporal, imprescindible para entablar nuevos contratos comerciales. 

Personas que juegan al golf o en torneos empresariales bien sabido es que el deporte es una buena oportunidad para cerrar un negocio, como así mismo una ocasión única para definir o entablar nuevas gestiones y relaciones comerciales.

Por ejemplo el golf así lo permite, ya que de las cuatro o cinco horas que dura un partido, solo se está jugando, en tiempo lineal, no mas de quince minutos. Las restantes horas se camina, se habla, se dialoga, tiempo propicio para tratar un negocio, entablar nuevas relaciones comerciales, y poder darle un buen y jugoso cierre en el hoyo19.

 

 

Comentarios